ÁGORA. ULTIMOS NUMEROS DISPONIBLES EN DIGITAL

miércoles, 18 de diciembre de 2019

La izquierda y los nacionalismos. Diario político y literario de FM/ Ágora digital



LLuís Companys. Traicionó a la II república de los trabajadores de España. Dividió al país y ayudó a sembrar muertos. Murió por mano de otro tan malvado.


LA IZQUIERDA Y LOS NACIONALISMOS
 


Pedro Ínsua y Santiago Armesilla son dos interesantes pensadores jóvenes que proponen una filosofía de izquierdas, inspirada en el materialismo histórico de Karl Marx pero actualizada y comprometida con los problemas de nuestro tiempo. No rehúsan la reflexión sobre el “problema de España”, los nacionalismos étnicos y separatistas catalán, gallego y vasco, nuestra Constitución de 1978 y sus contradictorios artículos sobre la coexistencia de la nación de España y de sus nacionalidades, autonomías o naciones hoy rabiosas. 

Desde diferentes perspectivas, tratan también, por extensión, de pensar en positivo la Historia de España de los últimos doscientos años y pico, desde la Guerra de la Independencia y la revolución liberal hasta hoy.  Ambos filósofos señalan al nacionalismo decimonónico redivivo en la coyuntura presente como el gran peligro de nuestra democracia. Ese nacionalismo de fondo carlista y esclavista-burgués ha sabido encontrar una puerta falsa para blanquear su ideario racista y de dominio de clase, y presentarse con una capa de supuesta superioridad ideológica ante una opinión pública nacional sistemáticamente acomplejada por la herencia de 40 años de franquismo y ante una opinión internacional que aún sufre el condicionamiento reflejo de la leyenda negra sobre el imperio español fabricada en Europa.

Lo novedoso de sus análisis radica, a mi entender, en su atinada y positiva crítica de la Constitución. Insisto en este positivismo no acomplejado ni condescendiente. La misma Constitución, en sus principales artículos, es una chapuza política, redactada bajo el compromiso con unos separatismos que presumían de mantenerse en posición larvada hasta el día en que “la federación monárquica” no les interesara o fuera un obstáculo al cumplimiento de sus objetivos máximos. 

Que vivimos en una federación monárquica es tan cierto y comprobable por aquellos que hemos viajado un poco de una parte de este país a otra. Incluso, por desgracia, lo padecen los enfermos y la clase trabajadora confinados a la suerte de su inscripción en una u otra autonomía. Divide a la clase obrera y vencerás, ese es el lema de los nacionalismos burgueses, de la derecha más conservadora y de la izquierda también hoy conservadora, reaccionaria y podrida. Por más que nos vendan su propaganda de la igualdad, esa izquierda conservadora de los privilegios de unos españoles y españolas sobre otros, tiene políticamente sus días contados. 

Concluyen Insúa y Armesilla que pronto surgirá una opción política de izquierdas que reivindique la igualdad real de los españoles (nada de cupos ni de naciones étnicas okupas, que impiden tomar conciencia nacional a la clase obrera) y arregle este desaguisado constitucional burgués federal. (Los lectores curiosos pueden buscar en Youtube su conferencia-charla sobre “La izquierda y los nacionalismos en España”).


FULGENCIO MARTÍNEZ
Profesor de filosofía y escritor


ÁGORA DIGITAL DICIEMBRE 2019

sábado, 14 de diciembre de 2019

ABIERTO EL PLAZO DE RECEPCIÓN DE POEMAS PARA EL LIBRO XVI CUADERNO DE PROFESORES POETAS. ESTA CONVOCATORIA, DEDICADO AL POETA BARCELONÉS JAIME GIL DE BIEDMA

XVI CUADERNO DE PROFESORES POETAS

ABIERTO PLAZO DE RECEPCIÓN DE POEMAS
XVI CUADERNO (curso 2019-20)
A JAIME GIL DE BIEDMA
Jaime Gil de Biedma

Un año más, el I.E.S. "Fco. Giner de los Ríos" de Segovia convoca a todos los profesores y profesoras a participar en su CUADERNO anual de PROFESORES POETAS.


Dedicamos este XVI Cuaderno al poeta barcelonés Jaime Gil de Biedma, que hubiera cumplido 90 años en 2019. Gil de Biedma estuvo muy unido a la localidad segoviana de Nava de la Asunción, en la que pasó largas estancias desde su juventud y donde se encuentran sus restos mortales desde 1990. El equipo editor del Cuaderno de Profesores Poetas se suma así al homenaje anual que se celebra en esta localidad con la entrega del prestigioso premio de poesía que lleva su nombre. 
Si quieres leer algo más acerca de nuestro CUADERNO DE PROFESORES POETAS, te dejamos el enlace a un reportaje de El Adelantado de Segovia (octubre de 2016) que recoge en una entrevista los aspectos más destacados del proyecto:
BASES: se podrá presentar un máximo de dos poemas por persona, de no más de 25 versos cada uno, hasta el 20 de marzo de 2020.
Tras la recepción de poemas se hará una selección de 70 de ellos, en función de su calidad literaria, que aparecerán publicados en el libro correspondiente.
Puedes descargar las BASES COMPLETAS de la presente convocatoria AQUÍ.
INSCRIPCIÓN:
Para poder participar debes pinchar en el siguiente enlace y seguir las instrucciones. Recuerda que sólo se debe enviar un archivo de texto (editable. No sirve pdf) con uno o dos poemas.

MÁS INFORMACIÓN EN:

 http://profesorespoetasginer.blogspot.com/




domingo, 1 de diciembre de 2019

Entrevista de Fulgencio Martínez en 2014, precedida de nota autocrítica / Ágora digital/ textos de mano





ENTREVISTA DE FULGENCIO MARTÍNEZ EN 2014, PRECEDIDA DE NOTA AUTOCRÍTICA EN 2019  
(Respuestas del poeta y editor Fulgencio Martínez al Cuestionario de Nieves B. Jiménez para una reportaje en La opinión de Murcia. 22 de julio 2014) (1)


(1) Hoy (1.12.2019), no me fiaría tanto de un modelo de zapato italiano, ni de ningún modelo teórico; tampoco me creería más joven de lo que me dicen los años, he aprendido que a cierta edad adulta la ira no le convierte a uno en un joven airado,  que esa es una aleación que solo funciona en los años post-adolescentes. A cambio de un corto desengaño he notado que pienso y siento con menos prejuicios.






Fulgencio Martínez. Puebla de Soto, 1960. - profesor de instituto y Editor.  Enseño Filosofía. “Enseña a niños y aprenderás a tener miedo”,  escribí una vez.  No me quiero plantear, en serio, qué futuro les espera, ni en qué les estamos preparando. Sufro de hipergrafía, de una necesidad convulsa de escribir casi a todas horas…  Estoy casado con Soledad Inglés Saura, y la amo, la amo.

TRAYECTORIA
Salí de la huerta de Murcia para estudiar en Madrid, cuando tenía 18 años. Me becaron los jesuitas en la Universidad Pontificia de Comillas, en Cantoblanco.  También una beca de estancia en el campus de Comillas. Pero yo tenía en la cabeza los pájaros de ser escritor. Busqué una pensión en el centro de Madrid. En esos tiempos, finales de los 70, aún no había comenzado la movida madrileña... Dejé Comillas y los jesuitas, y me matriculé en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Autónoma. Luego me saqué las Oposiciones de Filosofía, en 1984. Entonces creía que ya era funcionario del Estado, de carrera… ahora, y desde que nos nacionalizaron las autonomías, somos un poco menos funcionarios. Luego hice turismo pedagógico, por Aínsa, Arganda (en Madrid), Mahón, Huesca, y de ahí volví a Murcia un día en que me dio un aire. 

He publicado varios libros de poemas, Cancionero y rimas burlescas, en la editorial Renacimiento de Sevilla, El año de la lentitud, editado por Huerga y Fierro, en Madrid…En 1998, fundé el Taller de Arte Gramático, que mereció el Laurel de Cultura de la Asociación de la Prensa. Fundé también la revista Ágora- Papeles de Arte Gramático. Como se podía prever, tarde o temprano no encontró apoyo y las actividades que hacíamos en la Biblioteca Regional para ganarnos el pan de la revista, fueron suspendidas por el Sobrino. No le gustaban los poetas de izquierdas. Pero ahí seguimos. Sacamos un monográfico dedicado a la escritora Dionisia García a finales del año pasado. Ahora vamos a sacar una antología actual de poesía española, con la nueva editorial Alacena Roja, que lleva Luisa Navarrete en Ceutí.(2) “Escribir en España es llorar”, dijo Larra. Publicar es una heroicidad. Estos años he sacado tiempo para hacer colaboraciones, con artículos de opinión en prensa, también para sacarme un máster de Filosofía y completar la carrera de Filología Hispánica, que siempre soñé hacer
(2) La antología citada aparecería por fin en enero de 2019, en la editorial Ars Poetica, de Oviedo, con el título: La escritura plural. Antología actual de poesía española.




-Tu ADN murciano... 
Hay una foto fija de mi memoria infantil: un niño en medio de un bancal de panizo mira pasar el tren…Una nostalgia de distancias y horizontes abiertos, como la que sentiría un survietnamita en su aldea de la jungla. Mi Murcia aún es esa aldea, incluso después de ser bombardeada de napalm.
-Tus días libres  los llenas de... 
Me gusta ir de vez en cuando a Madrid, en tren, para sentirme viajero y volver a Murcia.
-Estás muy unido a... 
Al olor de la lluvia y la tierra mojada en septiembre y a la membrilla de temporada, carnosa, agridulce y apetecible.

-Necesitas acudir siempre que puedes a... 
A la casa de Miguel Hernández, en Orihuela: es mi Santuario de la Fuensanta; esa humilde casa  del poeta, hoy convertida en Museo, es el centro espiritual de Murcia. Tendríamos que reivindicarla a pesar de la frontera interprovincial, o conseguir que se la declarase patrimonio de todas las culturas, como es la ciudad de Jerusalem para cristianos, musulmanes y judíos.

-El último regalo que has recibido y especial ilusión... 
Han sido dos: un vino francés que mi hija Beatriz me trajo de su escapada a París con un amigo; y un consejo que he leído en Antonio Machado: “Nunca traces tu frontera / ni cuides de tu perfil;/ todo eso es cosa de fuera”.  Con un regalo así, espero sobrevivir a las redes sociales y a la muerte, incluso. No viviré con lujo extrínseco, sino cada día haré de mi propia compañía una fiesta lujosa.
-¿Cuál ha sido tu última compra? 
Aunque fue hace unos cuantos años, fue mi última compra: Me compré en el rastro de Madrid un coche de segunda mano; a la semana, me avisaron de que estaba requisado por la policía el vehículo. Desde entonces no voy nunca solo a comprar. 

-¿Eres fiel a una marca de ropa o al estilo de un diseñador porque te queda mejor, eliges siempre unos zapatos porque nunca te fallan?

Me gusta mucho el zapato italiano, en chico. Hace unos meses tuve el honor de conocer a Gianni Vattimo, el filósofo italiano que inventó el pensamiento débil y lo posmoderno. Paseamos por unas calles en la Ciudad Universitaria de la Complutense de Madrid. Íbamos en un momento dado andando de prisa porque apretaba el calor, no encontrábamos taxi y queríamos llegar a la Avenida del pintor Rosales a un restaurante. Me fijé en los preciosos zapatos del filósofo turinés, elegantes, sabios, resistentes a la desorientación y al tráfico intempestivo. Paramos ante un semáforo y reflexioné, para mí: he de fiarme siempre en unos “escarpe” italianos.
- ¿Cómo está afectando la crisis a la cultura? 
La crisis y el elevado IVA a la cultura están haciendo que seamos secuestrados por los programas de televisión para ver cada vez un mayor tiempo de anuncios. Los locales, como cines o teatros, céntricos, en las grandes o pequeñas ciudades, son víctimas de la caza inmobiliaria por las empresas capitalistas de siempre. Los niños no reciben becas de estudio, a los universitarios les suben la tasa de matrícula, he sabido que incluso han debido pagar mis alumnos 150 euros de derechos de examen de selectividad. Un fiasco.
Yo creo que todo esto de los malos tiempos para la cultura afecta incluso al amor, y  a las relaciones íntimas. Cada día hay menos imaginación disponible, libre, o sea, no encauzada por el consumo; de ahí, creo, una de las posibles causas del descenso de la natalidad en España (y en Europa, hay que decirlo también). Y a más descenso de la población habrá menos base para el fondo de las pensiones de los que trabajamos ahora.
Todo empieza, ves, por la cultura. Si el señor Wert supiera esto…
-La experiencia en tu profesión... 
Soy profesor de instituto.  Enseño Filosofía. “Enseña a niños y aprenderás a tener miedo”,  escribí una vez.  No me quiero plantear, en serio, qué futuro les espera, ni en qué les estamos preparando. Ahora, todavía saben decir “pijo”, mañana cuando todos bilingüen en inglés, ni eso.  

-¿Eres de costumbres? 
Mi hábito más raro y constante es tomar la cerveza en el aperitivo, con o sin platito de aceitunas. Pero me gusta especialmente tomarla cuando llego a casa. Saboreo ese momento, mentalmente, ya desde la once de la mañana. Tenía yo una compañera mallorquina, cuando estuve destinado en el instituto de Mahón, en Menorca, que, siendo ella rica, de familia, y esposa del capitán general, era profesora de literatura y solía decir que ella trabajaba para ganarse el aperitivo. Esa sensación del deber cumplido, de haberse ganado ese pequeño lujo del aperitivo, me acompaña siempre. Aunque hoy es casi una injuria decirlo, ante tanto paro, “el trabajo interrumpe las vacaciones”, suelo decir yo. 
-¿Te encanta el mar o la montaña? 
Me gusta el mar y la montaña. He vivido en el Pirineo de Huesca, en el pueblecito de Aínsa, y sé lo que es sentirse protegido por la montaña. Una sensación  inolvidable, entonces se me hacía raro estar en tierra llana. Pero el mar es mi infancia, las excursiones a Mazarrón en autobús, con un chusco que nos daban durante el viaje, y a la Torre de la Horadada, cuando había una gran franja de arena en la playa. Recuerdo que mi madre tenía que correr a buscarme, al caer la tarde, para meterme en el autobús que arrancaba sin el niño.
- Un olor en especial, perfumes cítricos, maderas...césped...lluvia... 
Mi olor preferido es el tabaco, mi mejor recuerdo es cuando iba al estanco de La Puebla, donde viví mi infancia en casa de mi abuela; allí, al entrar, se notaba un olor sagrado de tabacos holandeses.
-¿Qué contiene tu bolso de viaje (material o inmaterial)? 
Llevo siempre una novela de Baroja y si viajo al extranjero, una novela de Baroja y un diccionario del idioma de los nativos que visito. ¿Sabes que Baroja le llamaba a Londres “la ciudad de la niebla? Solo le gustaba pasear por los muelles y dársenas del Támesis.
Una vez, la primera vez que fui a Londres, me llevó mi mujer Soledad. Yo la convencí, primero, de que iríamos antes a Bilbao, luego, a Londres. Por cuestión de vuelos, conseguimos un billete de bajo coste a Londres ¡desde Vitoria! Vitoria tiene un bellísimo y coqueto aeropuerto, muy práctico, nada como ese que pretendía hacer Valcárcel (ex presidente de la Comunidad autonóma de Murcia, por el PP) con mi dinero y el tuyo. Desde Vitoria se salta a Londres en un pispás. Esperando la hora de salida en la sala del aeropuerto de Vitoria-Gasteiz escuché comentar a una señora de mediana edad (podía pasar por una ama de casa) que iba a Londres a inspeccionar su negocio de lavandería automática. Hay que tener ese espíritu para que sea rentable un aeropuerto, a una media hora de Londres, claro. En fin, que desde Vitoria llegué a Bilbao, a tiempo de entrar en un bar que estaba a punto de cerrar y de hecho ya no servían platos de cocina. No me arredré ante la insistencia del Patxi de que estaba cerrada la cocina, y le dije si me podía preparar un tomate partío. Me miró el de la barra como si no supiera nada y no me lo quiso servir, pero a cambio, me obligó a tomar una queso camembert increíblemente delicioso. ¡Estos vascos! ¿No sabrán ellos bien lo que es un tomate partío? Pero no les da la gana, no, señor. De ahí llegué, al fin, a Londres, era verano y el Londres más caluroso de las últimas décadas. En los hoteles londinenses no hay costumbre del aire acondicionado. En fin, que la ciudad de la niebla se me vino abajo. Años después volví y reconocí el Londres de Baroja.

-¿Llevas algo especial contigo, que te da fuerza especial? 
Llevo en la cartera una foto de mi hija de pequeña; es un punto invencible.

-La buena educación, el buen gusto, ¿qué es para ti? 
La buena educación, cuando es sincera y no es “kinismo”, de formas hipócritas, es esencial, creo yo. Y el buen gusto nos hace humanos entre los humanos; a mí, el buen gusto me abre mucho el apetito.

-Restaurantes o bares de Murcia y de fuera que tengan un sabor y un recuerdo especial , platos inolvidables... 
No lo dudo: un bocadillo de calamares con tomate en Los Zagales, con un bolito de cerveza. De estudiante iba mucho por ahí. Ver el bocadillo mojado de salsa de tomate, apretarlo sin que escape el solitario trozo de calamar, y llevarlo a la boca leyendo las glorias deportivas en los recortes de periódico en la pared del bar… Era la gloria. Ya apuntaba, por cierto, maneras yo en lo del deporte: soy, como muchos españoles, un aficionado al deporte que hacen otros.

- ¿Qué tipo de libros o autores sueles leer más? ¿Dedicas diariamente tiempo a escribir? 
Leo, sobre todo, poesía: Lo último, una antología de nuestro poeta Eloy Sánchez Rosillo, en la editorial Cátedra. Me gustan poetas que he tenido la suerte de conocer en Murcia, como Eloy, Dionisia García, Andrés Salom, el maestro, que vive retirado en una lujosa residencia de señoritas que atienden a ancianos. Y a rachas, según la estación del año y las condiciones anímicas y climáticas ambientales, agarro el teclado del ordenador y escribo… de todo, versos, artículos, cuentos, aforismos. Sufro de hipergrafía, de una necesidad convulsa de escribir casi a todas horas… Pero, por suerte (mía y del lector), como dije, solo por temporadas.

-¿Has descubierto algo últimamente que recomendarías y a lo que te has aficionado (un deporte, una web, algo artesanal, etc)? 
Lo que he descubierto últimamente es que no es tan fácil como creía preparar y aliñar unas olivas partidas; cómo les quitas ese gusto amargo que se les queda… y se puede, sí.

-¿Qué museos recomiendas? 
Me gustan los museos pequeños, como el de Sorolla en Madrid, con acceso al jardín familiar y al patio moruno interior, donde puedes echar un cigarrillo, después de ver un rato los cuadros con atención. No me gustan esas maratonianas sesiones de visitante, apenas contemplador, de exposiciones multifavoritas, aunque paso un par de veces al año por el Prado y el Reina Sofía.
-¿Manías? 
Ser radical en todo y no soportar la injusticia. Me llevo las manos a la cabeza cuando veo pasar por la calle a un cura o a un gato negro.

- Tu música... 
Me muero por la ópera y por algunas zarzuelas. Pavarotti y Frank Sinatra son mis músicos de cámara.
-Una escena de cine que te encante por algo, te refleja en ti o algún recuerdo especial...
De una película “Paseo por el amor y la muerte” (de John Houston, con su hija Angeline de actriz principal). En la Edad Media, cierran las facultades universitarias en La Sorbona de París, un joven estudiante decide recorrer Francia para ver el mar por primera vez. Encuentra el amor de Angeline Houston, una dama cuyo castillo había sido incendiado.
- ¿Qué o quién te motivó para tu profesión? 
¿La verdad? Lo que más me motiva es la mala conciencia de no hacer bastante por el futuro de este país llamado España y por los que vendrán a ser hombres del mañana. Simpatizo con Podemos, que ha sabido recuperar la ilusión política y ciudadana de mi generación (la de los 50, biográficamente me refiero) y la ilusión de los jóvenes.

-Tu inspiración.... 
El amor es siempre la fuente. Fíjate que no es el amor que nos deben ni el amor que los demás nos tengan, mucho o poco, eso no es lo que importa. Es el que nosotros damos. Solo se madura cuando empieza a importarnos el amor que tenemos para dar y el que damos de verdad. En esa balanza se juega la realización y la felicidad, y claro que mantener viva la fuente del amor es lo mismo que nos inspira. Y esto nada que ver con Gala ni Paulo Coelho; no hay comercio en lo que digo. Es un test para uno, una cuenta que uno solo ha de saldar; si tiene y da mucho o poco amor a los demás. Se deja de ser inmaduro cuando se deja de esperar siempre que nos amen los otros, y empieza uno a mirarse si uno ama a alguien o algo. Yo, en las temporadas en que caigo en la decepción de que no amo a una persona, me aferro al amor a la poesía y al arte. También eso es importante, y, como antes decía, la cultura es necesaria por muchas cosas, pero sobre todo para mantener una reserva de amor. Nadie que ame la cultura puede querer la destrucción del mundo.



-¿Podrías resumir en una cuartilla tu trayectoria personal y profesional? 
Yo salí de la huerta de Murcia para estudiar en Madrid, cuando tenía 18 años. Me becaron los estudios los jesuitas en la Universidad Pontificia de Comillas, en Cantoblanco. Me ofrecieron beca también de estancia en el campus de Comillas, a unos 20 kilómetros de Madrid. Pero yo tenía en la cabeza los pájaros de ser escritor, y de llegar a triunfar en los ambientes literarios, como había leído en los libros de Francisco Umbral

Lo más importante para el joven escritor recién aterrizado es encontrar una buena pensión. Así lo hice y me busqué una en pleno centro de Madrid (abandoné el campus de Comillas); me instalé en la calle Relatores, entre Atocha y el Rastro. En esos tiempos, finales de los 70, aun no había comenzado la movida madrileña ni se había puesto de moda comprarse un ático restaurado en una sucia calle del centro. En Relatores vivió un tiempo Joaquín Sabina. Yo estuve medio año en esa pensión, para viajeros y estables, con derecho a comida y cena y a habitación con dos camas, la libre ocupada por algún viajero ocasional. Recuerdo que uno era policía secreta y le acompañaba a desayunar en un bar que estaba esquina con el bar Las Bravas. Juro que vi una vez que extendía el periódico frente a sí y sostenía una pistola a este lado de las páginas. Como en las películas… Cuando le pregunté con un gesto de sorpresa, me dijo, por lo bajo, “estoy espiando a ese”. De vecinos de balcón, en otra habitación de la pensión, vivía una pareja muy joven, de mi edad aproximadamente, que hacían un número sexy en un club de la plaza Benavente. Me pasaron una tarde un porro por el lado del balcón y me invitaron a verlos actuar esa noche. Esa era otra, hambre de literatura y de gloria, pero más que nada, de hembra… a esas edades, vírgenes, hablamos de otrora. 

Desde el Ateneo, que estaba cerca, estudié la carrera, casi sin ir a clase (dejé Comillas y los jesuitas, y me matriculé en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Autónoma, que también estaba lejitos del centro de Madrid, vaya). Luego me saqué las Oposiciones de Filosofía, en 1984. Entonces yo creía que ya era funcionario del Estado, de carrera… ahora, y desde que nos nacionalizaron las autonomías, somos un poco menos funcionarios. Trabajadores de la enseñanza, dicen los sindicatos del ramo. Yo reivindico mi condición peleada y ganada (a costa también de mucho sacrificio y dinero de mis padres) de ser funcionario del Estado español. Un funcionario napoleónico, no uno de estos autonómicos y cuasifuncionarios. 

Luego hice turismo pedagógico, por Aínsa, Arganda (en Madrid), Mahón, Huesca, y de ahí volví a Murcia un día en que me dio un aire.
He publicado varios libros de poemas, el más reciente ha salido el pasado mes de junio: Cancionero y rimas burlescas, publicado en la editorial Renacimiento de Sevilla. En 2013 publiqué El año de la lentitud. La poesía es siempre una bomba que explota con mucho retraso, pero explota. No escribo libros para pasar el rato ni yo ni el lector.


En 1998, fundé en Murcia el Taller de Arte Gramático, que se dedicó durante diez años a difundir la cultura y mereció el Laurel de Cultura de la Asociación de la Prensa. Lo recibí, en nombre de la asociación, en el centro cultural de Torre Pacheco. Agradecí, en mi discurso, que allí hubiera personas, pues por el camino solo había encontrado grúas y campo roto. Se enfadó mucho un cierto señor de unos negocios de especulación inmobiliaria, y no quiso hacerse foto conmigo, siendo su obligación como fuerza viva y anfitrión. El ex concejal de Cultura de Murcia, Antonio Barnés, me echó un capote y templó a la fiera que se sintió aludida, total por una observación poética que hice… Ay, Jesús, qué habrá sido, desde entonces hasta hoy, de todos esos buenos ladrones. 
Monográfico en homenaje a Miguel Hernández

Monográfico dedicado a Luis Alberto de Cuenca


Fundé también la revista Ágora-Papeles de Arte Gramático (cf. Portal del Hispanismo: https://hispanismo.cervantes.es/publicaciones/agora-papeles-arte-gramatico-0 ). La revista, como se podía prever, tarde o temprano no encontró apoyo y las actividades que hacíamos en la Biblioteca Regional para ganarnos el pan de la revista, fueron suspendidas por el Sobrino (se refiere al consejero de Cultura y sobrino del ex presidente Valcárcel). No le gustaban los poetas de izquierdas, pero lo que me dejó estupefacto fue oir a su Director de Cultura, que hoy escribe en este periódico, que tampoco les gustaba Sabina. (Lo había llevado al Archivo Regional, como poeta, junto a Benjamín Prado). “Si tu me traes a Sabina yo invito a Pío Moa”, me sentenció el Director. No quería seguir yo la apuesta: se me pasó seguirla, pero no; ¿o sí? Y fue sí.
“Y si yo invito a Ángel González (vivía este poeta aún), tú a Federico Losantos”; y así… 

La revista ha continuado hasta hoy, con la módica aportación de los lectores y de su editor, yo. Sacamos un monográfico dedicado a la escritora Dionisia García a finales del año pasado. Y ahora vamos a sacar una antología actual de poesía española, con la nueva editorial Alacena Roja, que lleva Luisa Navarrete en Ceutí. “Escribir en España es llorar”, dijo Larra. Publicar es una heroicidad, una tragedia griega. 

Estos años he sacado tiempo para hacer colaboraciones, con artículos de opinión, en este periódico, La Opinión, y antes en La Verdad; también para sacarme, por la UNED, un máster de Filosofía y completar la carrera de Filología Hispánica, que siempre soñé hacer, aunque me decidí de joven por la Filosofía. 

Estoy casado con Soledad Inglés Saura, y la amo, la amo.




ÁGORA DIGITAL DICIEMBRE 2019