ÁGORA. ULTIMOS NUMEROS DISPONIBLES EN DIGITAL

lunes, 29 de marzo de 2021

"LA FRUTA DE LA TENTACIÓN" Y OTROS DOS POEMAS DE "EL HURÓN Y LA GALERÍA". POR FULGENCIO MARTÍNEZ/ REVISTA ÁGORA DIGITAL MARZO 2021

 

LA FRUTA DE LA TENTACIÓN

 

1

La fruta de la tentación reaparece

más madura y apetecible

en el tiempo de la imaginación:

dulce, inocua a la vista,

como en el pretérito en que aún era ansia pura,

y con la misma explosiva fronda

que tuviera en su mediodía.


Mienten las cortas manos

que apenas se tienden hacia ella,

y las que en su sacrificio inmóviles

y cerradas, le hacen el vacío.

Pocos saben cogerla al vuelo.

No con las manos, sino con los dientes.

 

2

 

Y es el velo de la ilusión

lo que la hace más atractiva.

La ilusión de adelantarnos,

por una vez, a lo fugitivo…

A pesar de saber que su oferta

viene precedida de la fama

de aquello que nunca alcanzamos,

sin embargo, es seguro,

sobre todo azar,

pues se ha entrado en nuestra vida,

y aún nos reta al alcance de la boca,

es seguro que acabaremos

robándola, chupándola,

mordiéndola, matándola.

 

 


 

EN UN PEQUEÑO TARRO

 

En un pequeño tarro

puse una alegría pequeña.

Ha mezclado bien con el agua,

el aire y el tiempo,

o quizá la han bendecido

las hijas de la incerteza.

Mi confianza diaria en ellas,

constante, me ha dado,

tal vez, ese don de creer

que ha aumentado mi dicha

aun ahora que voy al ras de la tierra;

aun ahora que afronto, con espanto unos días

con esperanza otros, el abrazo

del remolino que me oculta la vida.

 

 

 

 

 

 

CONJURO

 

Agradezco tanto los días pares

como los impares del mes

incluso esos días que no tienen

vocación de pares ni de impares

sino de dormir en el límite o en el cero,

del que nadie ha averiguado

su razón ni nexo, ni sexo.

 

Ya no me entrego a la decepción,

aprendí el conjuro del agradecimiento.

 

Doy gracias a esos otros días señalados

en el año como festivos oficiales

y a aquellos que venían marcados

para mí con piedra blanca:

también a aquellos de los que esperé su llegada

con ansia de que fueran mis días más felices

y que pese a mi suspicacia lo fueron.

 

Ya no me entrego a la decepción,

recito el conjuro del agradecimiento.

 

 

 

FULGENCIO MARTÍNEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario