lunes, 2 de marzo de 2015

La alternativa a la escuela. Diario político y literario de FM T3/ 40

Podemos en Murcia ha defendido una "tercera vía" entre la educación pública y la privada. Ojo, funcionarios y quienes preparen oposiciones para impartir clase en la educación pública.¿Cuáles serán los parámetros de la tercera vía, para acceder a la profesión didáctica? ¿Una mera extensión del Consejo de Ministros o del Círculo Máximo?
                                                                                         La alternativa a la escuela


Está teniendo mucho eco en los medios periodísticos, y sobre todo en las redes sociales, la polémica sobre la escuela pública que se ha suscitado a raíz de una mesa de debate sobre la educación que se celebró en Murcia, donde algunos de los partidos políticos que se presentarán a las próximas elecciones expusieron sus idearios sobre ese asunto. Ha causado estupor en muchos compañeros de la profesión didáctica la postura ambigua (por emplear solo un calificativo “abierto”) de Podemos. Según su portavoz en dicha mesa, Podemos defiende una “tercera vía”, que no es la enseñanza pública ni la privada. No queda claro lo que defiende dicha neoformación, ya que sus ideas suelen ser, en todo, calculadas para atraer el voto de diestros y siniestros, incluso de los neutrales.

Creo que los analistas serios pierden el tiempo, también en este caso, estudiando y tratando de resolver el enigma implícito en las declaraciones siempre provisionales de Podemos. En ellas no hay fondo, solo superficie cambiante, igual que la arena de las dunas. Así que ninguna tesis puede ser considerada, no hay nada que se sostenga más allá de cinco minutos, justo el tiempo necesario para consultar si tiene adeptos en las redes o no. Si ocurre que no, se cambia por otra; negando un portavoz lo que el otro ha dicho. El propósito no es metódico (como algún lector de Galileo pudiera pensar; no se trata de ajustar una hipótesis a las verificaciones experimentales); es electoralista, nada más. La alternativa a la Escuela, que quizá tiene en mente el círculo más elevado de los círculos dantescos de Podemos, puede ser un campo de instrucción militar. O puede que no. 

Hemos llegado en esto, mire usted, a la reducción al absurdo de la política, tras estos años en que muchos criticamos la corrupción en los partidos. Se empieza a ver que aquellos análisis en los que Podemos razonablemente acierta son el resultado de ideas comunes, legítimas reivindicaciones de la sociedad que han sido plagiadas sin articulación ideológica ni programática. En cambio, en aquellas otras opiniones en las que no disponen de una licencia exclusiva de plagio, la cual se otorgan en fraudulenta exclusividad; es decir, donde quieren diferenciarse de otras formaciones políticas que ya estaban ahí, defendiendo una tesis o una reivindicación razonables, como  es el fomento de la escuela pública,  en cuya apuesta habría de empeñarse cualquier gobierno en pro del progreso del país, en eso Podemos resculla, calcula y finalmente sale por los cerros de Úbeda diciendo que dos y dos son siete.
 
Fulgencio Martínez

                                                     Profesor de Filosofía y escritor

No hay comentarios:

Publicar un comentario