martes, 2 de abril de 2013

La vida en verso (Sobre "Liquidación por reformas", libro de Ginés Aniorte). El cazadero de los libros, cuaderno de crítica de F. M/ 6. Bibliotheca grammática. Revista Ágora Digital Abril 2013




LA VIDA EN VERSO

(SOBRE LIQUIDACIÓN POR REFORMAS, DE GINÉS ANIORTE)

 


Ginés Aniorte 
Liquidación por reformas
Ed. Renacimiento, Sevilla 2013


En las pasadas vacaciones de Pascua hemos abusado de la lectura de los poetas. Tres libros publicados por autores admirados, incluso queridos paisanos: Liquidación por reformas, de Gines Aniorte, editado por Renacimiento; Si tocamos la tierra, de Aurora Saura (Libros de la Frontera, colección El Bardo), y Antes del nombre, de Eloy Sánchez Rosillo (Tusquets). En esta página nos ocuparemos del primero de ellos.

Ginés Aniorte (Sangonera, Murcia, 1960) anuncia, con el mismo título de este último libro publicado, Liquidación por reformas, el cierre de un ciclo formado por los libros suyos anteriores Los azares y Nosotros (también en la editorial sevillana). En mi opinión, es precisamente en esta última entrega donde el poeta logra con más claridad transmitirnos su peculiar universo poético. En este libro, que pareciera mero apéndice de los anteriores, el poeta se rasga la camisa y nos muestra la hoja del papel donde escribe por las dos caras. Tarde o temprano esa la "norma de la casa" de los poetas auténticos: mostrarse enteros.

El mundo del poeta Ginés Aniorte nos puede gustar menos o más; pero es el suyo; cosa nada fácil para un poeta y derecho que no se puede hacer constar en ningún registro, si no es en la propia obra.

Mundo doméstico, a veces, apartado e idílico, a lo Gabriel y Galán; mundo de poeta Narciso náufrago dentro de su botella de licor poema; mundo, en fin, hecho de palabras y de fe en las palabras, y de tesón por la escritura, de gusto por la belleza y su alma captada en rostros humanos, familiares y amados, o en el paisaje y los recuerdos de una huerta de Murcia lindante con el campo abierto, el secano y el cielo.

De ese mundo Ginés Aniorte arrancó en otros libros anteriores (los citados antes, y otros como Cuanto quise decir, de 2004, y Las condiciones del pájaro, de 2012) un canto emocionado, a solas con la elegía y la contemplación extática. Pero ya a través del latido de sus versos se asomaba a escena la voz de un poeta personal, existencial. La reflexión sobre la memoria y la herida del tiempo que guarda la memoria, iba ya derivando a una poesía clara, sobria, humana hasta lo testimonial. En este nuevo libro de 2013, Liquidación por reformas, esas notas testimoniales ocupan el primer plano. Hasta en unos versos que pueden parecer un descanso lúdico, en un haikú, dice el poeta: 

Insatisfecho,
me pongo a escribir
la vida en verso. 
           ("A modo de haikus", p. 109) 

La vida en verso es -nada menos- a lo que aspira Ginés Aniorte; quiere el poeta transmitirnos el pulso de la vida, sin más (en apariencia) pero con esa intención prometeica, fáustica; desea hacernos cómplices, como lectores, de su sentido y, a veces, de su desaliento personal. Admiro la poesía que quiere decir del presente.

Ginés Aniorte, con este nuevo libro, parece que ha llegado a él definitivamente, del fondo de la memoria y la herida del tiempo inscrita en ella; y desde la elegía -con el entretiempo de un cierto misticismo pajaril- consigue desembarcar un pie en las mismas aguas del presente. En ese él que era el poeta.




Fulgencio Martínez

  (2-4-2013)

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por este trabajo tan generoso y útil para los que gustamos de leer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Rosa, es novedad que los poetas lean a los poetas actuales. Hay excepciones como tú.
    Un abrazo.
    F.M

    ResponderEliminar