domingo, 23 de noviembre de 2014

ENTREVISTA CON CARLOS FERNÁNDEZ LIRIA, FILÓSOFO. SOBRE EL CAMBIO EN ESPAÑA CON PODEMOS/ ENTREVISTA DE GORKA CASTILLO EN REBELION.ORG

Entrevista con Carlos Ferńandez Liria, escritor y filósofo
Gorka Castillo⎮⎮Rebelión⎮22 noviembre 2014

Carlos Fernández Liria (Zaragoza, 1959) es escritor, filósofo y fue profesor de buena parte de quienes hoy conforman el núcleo dirigente de Podemos. Como pensador, pocas cosas le dejan indiferente, ni siquiera las políticas lejanas que puedan afectar indirectamente a la libertad de la gente. Crítico constructivo de la organización que lidera Pablo Iglesias, Fernández Liria pone el dedo en la llaga de la España actual al ratificar la ilustre afirmación del multimillonario Warren Buffet sobre el periodo belicoso que hoy se vive entre ricos y pobres aunque sus conclusiones difieran como el día de la noche: “Esto es una guerra que han iniciado los ricos. Y se trata de plantar batalla”. En la resistencia al neoliberalismo imperante enmarca el surgimiento de Podemos, con sus contradicciones e inexperiencia.
 
PREGUNTA- ¿Qué papel desempeñó usted en la maduración y nacimiento de Podemos?
RESPUESTA- Directamente, creo que no he desempeñado ningún papel. Pero si repaso uno a uno los que estuvieron cantando La Estaca en Vista Alegre, la mitad eran alumnos míos y de la otra mitad, la mayor parte son mis amigos y mis colegas en la Universidad. Estoy muy orgulloso de eso. Muy orgulloso de ellos, por supuesto. En todo caso, no me hacen ni caso. Por lo visto, no he creado una secta de fieles. Quizás sí una escuela de gente que no me necesita para nada. Eso me hace muy feliz.
P- Al principio de la crisis era fácil escuchar a mucha gente preguntarse dónde estaban los jóvenes que no conspiraban para la toma del Palacio de Invierno ante tanto desfalco, recortes y paro. Parece ser que lo estaban haciendo pero en las sombras, a la espera de que se presentara la oportunidad para mostrarse. ¿Dónde, cómo, cuándo y porqué surge Podemos?

R- Podemos tiene su condición de posibilidad en el 15M. Y el 15M tiene su origen indiscutible en Juventud sin Futuro. A su vez, yo diría que Juventud sin Futuro se formó a partir de la última generación que luchó contra el Plan Bolonia. De hecho, yo diría que una gran parte de los activistas de Podemos provienen de la lucha contra Bolonia. En alguna medida, Podemos es una venganza de la Universidad. La cosa podría resumirse así: “Nos tragamos Bolonia, ahora tragaos Podemos”.

P- ¿Dónde está el secreto de Podemos, si es que hay un secreto, para pasar de no tener una estructura organizativa a convertirse en un verdadero fenómeno de masas en tiempo récord y sin la más mínima atención de los grandes medios de comunicación?

R- Lo dijo muy bien Juan José Millás, hace ya meses. La gente está harta del ininteligible bla-bla-bla de los políticos. Es un espectáculo patético que raya en el ridículo. La casta política no dice nunca nada concreto, todo es un puro blablabla vacío y mentiroso. Entre el gobierno y la oposición se intercambian por turnos los mismos tópicos, las mismas vaciedades, la misma palabrería sin sustancia. Es una vergüenza y, por cierto, una vergüenza muy populista. Pues el populismo consiste, sobre todo, en intentar seducir al pueblo con publicidad, palabras huecas y promesas vacías. Es todo lo contrario de lo que ha hecho Podemos: decir la verdad. Esa ha sido la clave de su éxito.

P- En Podemos se percibe una cierta ambigüedad –quizá se trate de táctica electoral- sobre las cuestiones recurrentes de la “España en apuros”, es decir, la independencia de Catalunya, ETA e incluso la definición de los conceptos izquierda y derecha. Una encuesta reciente reflejaba que arrebata votos a IU, PSOE pero también al PP. ¿Cree que esto es sostenible en el tiempo o que más pronto que tarde deberá fijar posición para definirse con más claridad ante un electorado potencial?

R.- Podemos es, ante todo, un instrumento para que la ciudadanía tome la palabra. Ocurrirá lo que decida la ciudadanía. No para de decirse que Podemos no tiene postura sobre esto o lo otro. Pero esto no es un defecto, sino todo lo contrario. Esas tomas de posición que se echan en falta están decidiéndose ahora, por procedimientos democráticos y de participación ciudadana absolutamente insólitos para cualquier organización política de las ya existentes. Es una nueva forma de hacer política y hay que esperar a que dé sus frutos. El panorama político real de este país está siendo reinterpretado. Hay gente en el PP y en el PSOE que estaba encajonada en una casilla irreal. Podemos les va a abrir los ojos. Y el resultado va a ser muy inesperado.

P- ¿Es el voto del descontento, como algunos dicen al augurar a Podemos un éxito efímero y casi paralelo a la salida de la crisis; o realmente, como ocurre en el periodismo actual, la política tradicional también vive un momento de zozobra paralizante ante los retos que plantea la globalización?

R- ¿La salida de la crisis? No me hagas reír. Tenemos crisis para rato. Sobre todo porque esto no sólo es una crisis. Es más bien una revolución. Una revolución neoliberal que está dispuesta a acabar con todas las conquistas sociales de siglos para blindar los privilegios de una casta de multimillonarios. Esto es una guerra, una guerra que han iniciado los ricos contra los pobres. Y se trata de plantar batalla y ofrecer resistencia.

P- La estrategia de los bancos fue primero no prestar atención a Podemos y después intentar soliviantar su ingenuidad iniciática empujando a sus dirigentes a opinar sobre ETA, sobre Chávez o Cuba, sabedores que son temas muy sensibles y controvertidos en España. Barclays dio un nuevo giro a la soga al incluir a Podemos como amenaza para la “prima de riesgo” en 2015. ¿Se ha extendido el miedo en estas clases dirigentes a perder el poder y, llegado el caso, cree que podrían conspirar para que una hipotética victoria de Podemos se convierta en un camino de espinas hacia el despeñadero?

R.- Lo van a intentar todo. No creo que recurran a un golpe de Estado clásico, no van a enviar a un Tejero al Congreso, pero si jugarán a todo tipo de chantajes patronales y financieros, alentarán una revolución naranja, movilizarán a sectores fascistas de la población para generar violencia en las calles, intentarán generar miedo y amenazarán con el apocalipsis de los mercados. Lo mismo que han hecho en Latinoamérica en las dos últimas décadas.

P- ¿Es populista Podemos? Por cierto, ¿qué es el populismo?
R.- Ya lo he dicho antes. Yo no puedo imaginar nada más populista que el blablabla vacío, hueco y mentiroso del PP y del PSOE, con sus promesas electorales que no significan nada y sus programas indiferenciables y demagógicos.

P.- La dirección de Podemos ha encargado a un economista neokeynesiano como Vicenç Navarro elaborar un programa casi de choque o al menos para marcar líneas claras de hacia dónde pretende dirigir la política económica del país. Esta decisión generó alguna crítica interna al ver en Navarro un elemento del sistema que desean modificar. ¿Qué le parece este perfil marcadamente socialdemócrata de Podemos?

R.- No está solo Vicenç Navarro o Juan Torres, que no son poca cosa, desde luego. Podemos cuenta con una plantilla de economistas de lujo. Los mejores que hay en este país. No hay más que pensar en Bibiana Medialdea, Nacho Álvarez, Alberto Montero y algunos otros. Son esos economistas que durante todos estos años han estado marginados y acertando, al contrario que los que salían en la televisión y eran mimados en las revistas de economía de prestigio, que no paraban de equivocarse y de mentir.

P. La elección del Consejo Ciudadano ha permitido visualizar dos concepciones distintas sobre la estructura del secretariado del partido y la portavocía. Algunas voces han mostrado su malestar por la influencia de la Izquierda Anticapitalista en regiones importantes como Andalucía. ¿Considera que este debate es enriquecedor para un partido todavía en formación o, por el contrario, observa ahí una grieta que tarde o temprano aumentará de tamaño?

R.- De ninguna manera este debate debilita. Podemos ha dado una verdadera lección de democracia. Ha discutido encarnizadamente sin cartas en la manga, de cara a la ciudadanía. Ha demostrado que no tiene miedo a la discusión y a la discrepancia. Todo lo contrario. Podemos ha salido muy fortalecido de ese impresionante debate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario