miércoles, 6 de noviembre de 2013

Un alcalde no typical. Diario político y literario de FM../T2/16

                             

                                     DIARIO POLÍTICO Y LITERARIO DE FM...



                                                    UN ALCALDE NO TYPICAL



Alguien inventó el eslogan “Murcia no typical”. Padece ese emblema el destino de casi todas las cosas grandes: que se reconocen tardíamente, casi siempre en hora póstuma a la vida de su autor. Se debería en mi tierra tener más paciencia con las cosas, y mayormente con los inventores y videntes. Me viene a la mente aquello que dijo Picasso a propósito de la crítica que recibió por un retrato de encargo. El “no estoy conforme” vino de parte del modelo, que era también el que le había encargado al pintor el cuadro. El retratado no se encontró ningún parecido con aquellas líneas abstractas, por lo que don Pablo le dijo: “Tranquilo. Ya verá usted cómo se irá pareciendo al de la pintura”; o algo así. Que la crítica provenga del modelo pasivo ¡hasta ahí podíamos llegar en el surrealismo irreverente! Picasso echó mano de la genialidad de su frase para defender el estatus y la praxis del genio artístico. Pero los que somos solo míseros mortales la hemos adoptado; sobre todo en política se oye mucho eso de que si la realidad no se parece aún al discurso que hacen los políticos, tranquilos, ya se parecerá… Hay que creer en los brotes verdes y en el cambio de tendencia de la crisis, porque estos señores que lo dicen no se equivocan. Incluso, hemos oído una versión más picara: si la realidad no se parece a lo que decimos que sea, peor para la realidad.


Yo, que ya voy para escéptico, me abstengo de pronunciarme sobre el error o la verdad de esa última sutileza, listeza o sofistiquería (tendría que esperar mucho  o poco, y no me da la gana pues ya tengo unos cuantos años en el forro además de los que van cara vista). Me limito a las cosas que ya he visto que se cumplen y que nadie diría que se cumplieran.  En fin, a esos casos en que la realidad ya no se distingue de la máscara, retrato o etiqueta que se vendió de ella.


El caso del no tipismo de nuestra Región tiene un argumento infalible en su defensa: miren, aquí nadie imputado por corrupción es apartado de su cargo ni siquiera recriminado por la mancha moral que a su partido le inflige. La señora Esperanza Aguirre pudo decir, en su elogio, que ella hizo dimitir de sus cargos a cuantos y a tantos políticos de la Comunidad madrileña “antes de que fueran imputados”. En cambio, aquí –¡somos diferentes!- nos alegramos de que el señor alcalde del municipio de Murcia, Miguel Ángel Cámara, siga en su puesto cuando está imputado no en uno sino en dos casos de corrupción. 
 

Es que somos de lo que no hay, los murcianos. La próxima vez que casualmente me encuentre con don Miguel Ángel Cámara en el restaurante Morales le voy a invitar, ¡leche!, que se lo merece por su capacidad de resistir y por su desmejorada figura en estos tiempos. 

 Fulgencio Martínez                                                                 
 Profesor de Filosofía y escritor

                            ÁGORA DIGITAL NOVIEMBRE 2013 




No hay comentarios:

Publicar un comentario