lunes, 18 de noviembre de 2013

Noche de Hispania. Poema de Cancionero de Acedo. Andrés Acedo


                         




                               NOCHE DE HISPANIA


                         Identidades imposibles, 
                    números trasracionales,
                    miniaturas del Universo
                    en un tenderete de souvenirs:
                    El toro y el matador,
                    que son el mismo antebrazo
                    -abrazados en un pase de pecho-,
                    la última potencia que tiene el agua
                    antes de dormirse en un cuenco o en un balde,
                    entre viejas hojas de periódico,
                    como un paraguas desencuadernado
                    que ya ninguno viene a abrir.
                    Lecciones de cosas a la deriva
                    en una historia triste, en una tierra
                    oscura, como España.
                    Aquí nace sin padre
                    cada generación.
                    La memoria es un río metafísico,
                    intra, no, don Miguel, sobrehistórico
                    la moral católica y la paz
                   de los cementerios
                   impuestas en el número del chasis
                   de un motor parado desde hace siglos.
                   No hay recuerdos vivos; aquí, no.
                   El presente es un anillo en el tronco
                   de aquel árbol cuyo fruto no dejan comer.

                   La corrupción de todo, el pueblo inculto
                   que derriba al poderoso y lo envidia,
                   y aprende por atajos las lecciones
                   cauterizando sus deudas oficiales.
                   La corrupción de arriba a abajo,
                   un rey aún más inculto,
                   el arco de la victoria de la ignorancia
                   en sus calles y plazas,
                   en sus periódicos y en su Parlamento.
                  
                   ¡La corrupción sobre todo!, y la paz
                   comprada al cerrar los ojos en vida.
                   El besamanos pidiendo gracia no justicia.
                   Los evasores, los espontáneos, los abogaos.
                   Las deudas del país que vaciaron unos cuervos
                   las paga el obrero, y su juventud
                   lavando en las cocinas de Europa.
                   Cada día, una flor
                   manda a la dulce Francia o a Alemania.
                   Pero hay otros que triunfan aquí
                   vendiendo cuchillos o matamoscas,
                   y son un símbolo.
                  ¡Tierra de procesiones!
                  ¡Amor al círculo!
                                                 ¡Viva el infierno!
                  ¡Movimiento sin fin!
                  Como el de estúpida noria de feria.
                  Mejor el infierno conocido
                  que inventar un paraíso en la tierra
                  con el trabajo y la energía santa.

                  Los pasos de ayer forman delante
                  una ligadura de notas futuras
                  donde el presente se vuelve frontera
                  despoblada, salvaje y peligrosa.
                  Los nuevos pozos donde abrevamos
                  están envenenados ya, de nuestras rutinas.

                 Triste es el pueblo que no tiene alma.
                 O tiene alma de zombi.
                 Vieja es su melodía y su presente
                 anciano, corto
                 su día de carnaval, y tan larga
                 la sombra del Miércoles de ceniza.



                                            inédito
                          Cancionero de Acedo. Andrés Acedo


       REVISTA ÁGORA NOVIEMBRE 2013






No hay comentarios:

Publicar un comentario