domingo, 3 de febrero de 2013

POR SAN BLAS, LA CIGÜEÑA VERÁS

 
"Una pareja de cigüeñas que acaba de anidar en Murcia, una estampa simpática impropia de estas tierras y que en estos días centra todas las miradas en el parque Terra Natura (Espinardo, Murcia)". Leído en el blog de Miguel Ángel Ruiz Parra. La entrada es del 14 de mayo de 2012.
 
Cigüeñas en el parque natural Terra Natura.Espinardo(Murcia)



MIRANDO ARRIBA

                             por San Blas, la cigüeña verás

Ya no hay cigüeñas
que suban a darte
la buena nueva
de que acaba el invierno.
Hoy no las vi
pasando el río.

Ya no viene la cigüeña,
su blanco garabato
-como dijo un poeta-
sobre el campanario
de la vieja iglesia.

Hoy no lo vi
pasando el río.

Ya no luce la flor de almendro,
nadie avisa a la vida nueva:
en las mañanas de febrerico,
con las espuelas
de la escarcha,
huye un ladrón sin huellas.

¡Alto!, le dije
pasando el río.



                                                                       Fulgencio Martínez


 La foto está recogida del blog de Miguel Ángel Ruiz Parra, que recomendamos: los pies en la tierra. la verdad.es
http://lospiesenlatierra.laverdad.es/blog/2392-las-cigueenas-regresan-a-murcia

6 comentarios:

  1. Es un placer tenerte ahora más cerca para poder leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosa, por tu comentario. Siempre se aprende de tu sensibilidad.
      Fulgencio

      Eliminar
  2. Bonita foto y poema, ayer precisamente mi madre me recordaba ese refrán. Pero no, por aquí no suele haber digüeñas, y mira que me hubiera gustado ver esas de Espinardo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yashira. Ese refrán que te recordó tu madre yo también lo escuché de la mía. No se puede perder, Es una especie de mantra alegre, en pleno invierno.
      Yo vi cigüeñas en el campanario de la iglesia del pueblo de mi abuela, en la huerta (Puebla de Soto), como las que vio el poeta Antonio Machado en su Andalucía de la infancia. Las últimas las vi, aquí, hace ya diez años, sobre una casa de huerta cerca de Torres de Cotillas, y en un viaje a Alpedrete, un pueblo del norte de Madrid.
      Las cigüeñas dan buena suerte y son símbolo de fidelidad (también a las raíces de uno).

      Eliminar
  3. En León son casi una plaga de belleza. Ideogramas chinos en el cielo.
    En San Emiliano, bajo la majestad de las Peñas Ubiñas (torres, chopos mutilados, paleras secas y rocas poco accesibles) las cigüeñas o hacen claqué en sus nidos o dormitan el cielo azul de la tarde como de puntillas mirando el sol que se hunde, y la gente las contempla no sin emoción religiosa.
    Tu poema mínimo... Tengo en el salón una maceta con tres orquídeas, y tres capillos que empiezan a abrirse.

    Ojalá don Júpiter volviera piadosamente los ojos al prado político lleno de sapitos, ranas y culebras, y enviara una buena cigüeña que lo limpiara, como cuenta el Arcipreste que hizo cuando las ranas pidieron rey.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Venancio. Los cipreses creían en Dios, hasta que se quedaron rígidos y mudos, pero las cigüeñas son, como el pan y vino, para Hölderlin, algunas trazas de un cielo en la tierra verdadero. No me extraña esa emoción religiosa de los leoneses cuando miran los ideogramas (qué bueno) que deja esa bendita plaga de belleza (naciste para ser citado, perdona).
      Un abrazo
      F,M

      Eliminar