viernes, 23 de enero de 2015

Vuelta del torito Bárcenas. Diario político y literario de FM/T3/31

Corrida en plaza partida. Por Francisco de Goya







VUELTA DEL TORITO BÁRCENAS



Le habían sacado los mansos y devuelto al toril; pero, de repente el morlaco, un bicho cojonudo, cornilargo, ha vuelto al ruedo y, a lo mejor, con intenciones de hacer gira por los cosos importantes de España. Es de prever que veamos un largo paseíllo de Bárcenas por todas las televisiones (incluso con aquella sintonía memorable de la Vuelta ciclista) en este año electoral.  Nada más volver al albero, en sus primeras manifestaciones el torito ha devuelto ya alguna puya al PP, su antigua ganadería. Como eso de decir que ha seguido el consejo de Rajoy  y que ha sido fuerte. Bravo ya sabíamos que volvería, pero, además, fuerte… Para que queden claros su hierro  y su vínculo de casta con el PP, ha manifestado que votaría al Partido Popular, porque le parece el mejor para gobernar, pese a alguna oveja negra metida en él,  que las hay, ya sabe, en cualquier organización: ninguna está libre de tener  algún garbanzo negro. (Por cierto,  si no se refiere a él como tal garbanzo negro y de nada se arrepiente, ¿ es que aún no han salido a la luz los que son? ¿O quiere decir que son los que están (imputados ) pero no están todos los que son?). Es genial este torito devolviéndoles el tiro.

Lo que más daño puede hacer al PP, en estos tiempos de imagen, son esas palabras de lealtad. La estrategia de  Bárcenas pasa por mantener su imagen unida a la del Partido Popular. Este “favor”  puede ser deletéreo para  la ganadería genovesa que, a toda costa y contra toda evidencia, ha procurado desligar la imagen del PP de la de su antiguo contable, un traidor y corrupto infiltrado en Génova 13. Luis Bárcenas les va a desmentir amenazando, incluso, con volver a darse de alta en el Partido Popular. A Rajoy y a la Vicepresidenta solo les quedará apalancarse a la puerta de la finca del Partido, día y noche, para evitar la caída de su chiringuito a causa de la querencia de Bárcenas de volver…  

Delenda est cualquier conexión de Bárcenas con el PP: esta consigna pudiera obviar la evidencia de la memoria (fácil es suponer  amnesia en los españoles, cuando tenemos tanto malo por olvidar últimamente). Pero no podrá ya contar con la ausencia de Bárcenas y menos evitar su  videncia mediática y hasta su providencia estratégica. No va a cesar Luis el Fuerte, en adelante, de recordarles quién es él y quiénes estaban con él y ahora están contra él y a punto de olvidar lo que les une.

Si hacemos una proyectiva de este asunto de cara al año electoral, pudiera ser que al PP le cueste muchos votos la faena de Bárcenas; pero, ojo, también puede servir para hacerle apretar las filas. Ya se apuntan maneras de que se prepara el PP para unirse en torno a sus referentes políticos. Posiblemente el PP, en estos tiempos de tribulación, se defienda con una  cerrazón soviética, apoyándose en su vieja nomenclatura. En cambio, hay una crisis de dirección y liderazgo en el PSOE, que, por otra parte, también beneficia al PP, Bono mediante.

Quiere esto decir que en Murcia veremos a los más veteranos espadas retomar el mando: Valcárcel tendrá vía libre para proponer imputados ya conocidos, antes que otros por conocer. Cámara cuenta con ello. Llamados a elecciones el PSOE solo tendrá alguna “chance” en Andalucía y ahí se dejará la piel; en el resto de España lo que no lamine al PP Bárcenas, se quedará en casa, de modo que solo tienen que temer a Podemos y a la posible unidad que en torno a Podemos pueda presentar la izquierda. El PSOE tendrá abierto frente y guerrillas propios  entre sus facciones, salvo en Andalucía, donde Susana Díaz acatará a Pedro Sánchez al menos hasta las elecciones, porque, ya se sabe, perder ahí, sería enfrentarse a otros toros, fieros o más que Bárcenas (Eres les llaman ahí a esas reses bravas). En fin, esperamos una temporada taurina apasionante.

Fulgencio Martínez

Profesor de Filosofía y escritor

Artículo publicado en LA CRÓNICA DEL PAJARITO. ES   Domingo 25 de enero 2015
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario