domingo, 20 de enero de 2013

PALABRA DE REY. Diario político y literario/30

PALABRA DE REY


Artículo publicado en el periódico LA OPINIÓN de Murcia 15.01.2013



Me acuso de ser uno de los pocos telespectadores a los que gustó la entrevista que el Rey mantuvo con Jesús Hermida. Han pasado, desde su emisión, unas semanas, pero el principal mensaje que dio el Rey, respecto a la necesidad de avanzar en la igualdad y en la justicia sigue sin ser escuchado y, peor aún, ha sido obviado y sigue siéndolo a diestro y a siniestro.
Curiosa unanimidad en la prensa y en los políticos a la izquierda y a la derecha, que o bien manifestaron una reacción crítica, supuestamente crítica, debido a los temas silenciados en la entrevista (como los casos de presunta corrupción por algún miembro de la Casa Real) o bien se sumergieron en banalidades relativas a la forma televisiva, al tono y formato blando de la conversación y a las maneras del entrevistador.
A la derecha no le ha interesado ni le interesa destacar aquella necesidad urgente de la sociedad española, que enunció firmemente el Rey como un reto de una sociedad moderna: apostar por una progresiva igualdad entre los españoles y por una necesaria justicia social, en este tiempos de crisis en que el país corre el peligro de desvertebrarse socialmente y cuando las mismas palabras, justicia e igualdad, como valores que cohesionan, han sido sustituidos por la rentabilidad y el negocio, principios de la economía de los particulares que han sido mimetizados por el actual Gobierno para la gestión de los servicios y del bien público.
Se olvida, claramente, que lo público ha de mirar a la equidad, a corregir las 'naturales' desigualdades. Se empieza olvidando esto y se termina favoreciendo e incrementando la desigualdad y la injusticia como resultado de políticas supuestamente eficaces, necesarias.
La división social en España aumenta en la era Rajoy a pasos agigantados. Seis millones de parados a final de año, cada vez más se agrava la brecha económica, hay más españoles que han de recurrir a los bancos de alimentos mientras unos pocos consumen cada vez más artículos de consumo de lujo. El acceso a la Justicia para reclamar simplemente una indemnización por despido discrimina a los que no tienen posibilidades; igual ocurre en la sanidad, en la educación, etc. ¡Díganme!
¿Y qué dice la izquierda? ¿Ha destacado ese mensaje del Rey progresista? No. Sencillamente, ha entrado en el mismo juego de la derecha de echar tinta al agua y obviar la llamada -y advertencia- del Rey acerca de que vamos mal por el camino contrario a la justicia y a la igualdad.


FULGENCIO MARTÍNEZ
Profesor de Filosofía y escritor