lunes, 12 de septiembre de 2016

"El destino", poema de Juan Tomás Frutos. Diario de la creación/ Revista Ágora digital




POEMA INÉDITO DE JUAN TOMÁS FRUTOS, "EL DESTINO"

El destino


Quieres predecir el destino,

y quizá jugar un poco a ser dios.

Hace tiempo que sé

que los entretenimientos están reñidos

con las cimas en las que otros deciden,

sean entidades todopoderosas o creencias inútiles.



Quieres contarme lo que soy,

lo que debo y lo que no,

y, mira, puede que tengas razón,

pero hace tiempo que decidí

equivocarme por mí mismo,

eso sí, sin hacer daño a nadie,

o intentándolo, no hacer, digo, me digo,

 lo cual a veces consigo.



Quieres relatar lo que conviene o no,

y sueñas con que elucubre tus pensamientos.

La unidad de acción está bien

cuando pretendemos el desarrollo común.

Cuando se trata de ser personas

cada cual ha de tener su estela en la mar.



No lo olvides

cuando traces, o intentes, diseñar una meta,

y, fundamentalmente, recuerda esto mucho más,

tenlo en cuenta,

si el porvenir que dibujas es el mío.

No lo consentiré.



Creo en la libertad desde la independencia

de criterios y situaciones,

desde la hermosura de sentirse uno autónomo

para refrescar su presente en busca

de un mañana que mejore el pasado.



Todo se ha de realizar con paciencia,

en armonía y con firmeza y buenas intenciones.

En esto sí creo,

y por ahí irán los derroteros,

separados o no, de una universalidad suprema

que buscará en lo individual

la salubridad de cada poro de lo humano.

Sin la realidad de la independencia amistosa

no somos nada ni nadie.



Quien nos quiera vender

aquello de que nos controla para nuestro bien

desaprueba que lo mejor es enseñar a pescar,

aunque nos lleve más tiempo,

pese a los fracasos y vaivenes, y pérdidas de energías,

por encima de regalar un pescado,

que, en el balance de los años, sabe a podrido.



No me digas, por ende, quién soy,

y sí dime lo que pretendes de ti y de mí,

sin rodeos, sin hipocresías,

sin medias verdades, las peores mentiras.



No busques sumisión ni domines.

El destino de cada cual será, ha de ser,

y en ello hemos de estar.

¡Libertad!


Juan Tomás Frutos


REVISTA ÁGORA DIGITAL SEPTIEMBRE 2016
ÁGORA-PAPELES DE ARTE GRAMÁTICO 

No hay comentarios:

Publicar un comentario