jueves, 7 de abril de 2016

TRES POEMAS DE FULGENCIO MARTINEZ EN LA REVISTA DESTIEMPOS

TRES POEMAS DE FULGENCIO MARTÍNEZ EN LA REVISTA DESTIEMPOS: "Las canciones del pueblo" "En recuerdo de José Agustín Goytisolo" "Por conocer la tristeza" "


 http://www.destiempos.com/n4/fulgenciomartinez_n4.htm



LAS CANCIONES DEL PUEBLO





                        Las canciones del pueblo

                        llevan como bastón el girasol del aire.



                        Se parece su melopea infantil

                        a las palomas y a los naipes boquiabiertos,

                        a las vecinas sentadas en la mañana,

                        a los trapos baldeados y a una guitarra

                        que toca el olvido de la faena.



                        Los poetas hablamos, hablamos

                        sin lograr coser a tiempo su melodía.



                        La tijera, el dedal, ¡de prisa!,

                        ¡el bastidor, la costura,

                        la cinta, el hilo verde!,

                        va de tornada el sol

                        y ya viene cantando

                        por la puerta de las criadas

                        esa criatura simple.



                        (…¡y apareció la aguja!)



:: 


EN RECUERDO DE JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO



           

                                  El hombre que escucha a los pájaros

                                   en el duro invierno del mar;

                                   solitario en su jornada,

                                   ni perdido ni oculto:

                                   emboscado en los vientos, emboscado

                                   y cada hora en su puesto,

                                   ese hombre entre la maleza alta,

                                   ese humano de canto terrible

                                   y ternura que da a luz

                                     al mar,

                                   y da pavor también al mar,

                                   ¡cómo se te parece!



:: 


 POR CONOCER LA TRISTEZA,

                   DESDE EL MÁS ALTO PAÍS DE LA INFANCIA


                                                        a Antonio Parra





                   En un regazo vivía sin desear el mundo,

                   que allá, muy lejos, amontonaba recuerdos

                   (como el viejo Padre tronante, las nubes).



                   Recuerdos amortecidos,

                   un domingo de harapos

                   ardiendo siempre sin consumirse,

                   tal una garbera que custodian

                   en la siesta los cerdos,

                   tendidos en su sombra,

                   atados a una estaca

                   bajo el resalte de la sombra.



                   ¿Qué puñal oculto, o unos ojos mirándome

                   bajo los días, mirándome con el filo         

                   de unas palabras rotas,

                   rasgó la bóveda donde colgaba

                   -como el pescador a la orilla de las Pléyades-

                   la alforza alta de mi vida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario