viernes, 19 de febrero de 2016

Angela Mallén. Antología actual de poesía española. Revista Ágora





                              Ángela Mallén

  ÁNGELA MALLÉN. LA MIRADA ABIERTA, A MEDIA LUZ EN LA CLARIDAD
                   

                                               POEMAS INÉDITOS



                                                       
                                     de Palos (poemario inédito)


                                      CAL  (ZAMBRA)



                        Blanca la calle, blanca
                            la casa,
                            y la luz también blanca.
                            Sábanas en los patios
                            aleteando hacia el cielo
                              habitado: aeroplanos
                            de tiza,
                              cigüeñas y palomas.

                            Cuánto blanco recuerdas.
                            Todo blanco: pureza.
                            Casa tuya. Infinito.
                            Cuando decías “mi casa”,
                            creías entender
                            quién eras, cuánto eras.
                            Pronunciabas “mi casa”
                            y creías entender la intimidad,
                            la no distancia.

                               Blanco tenaz recubre
                                        actos blancos,
                                        voces blancas...

                            Todos fueron saliendo
                            de la casa al exilio,
                            a una tierra lejana,
                            a la muerte.
                               Nadie, nadie quedó.
                               Ni costumbres ni voces.
                                        Ni actos.


                            El vacío no blanco:
                            la casa derruida,
                            pardusca, desolada;
                            algunos matorrales
                            resecos;
                            ningún sonido, sólo
                            silencio de la carne,
                               silencio de tu calle
                               y el blanco tenazmente
                                  en la distancia.









                                                de Liadora (poemario inédito)



                                      VÍSPERAS




                Luna blanca brillante, cómeme,
                   échame en tu olla, luna cara de arroz, geisha gorda.
                   Luna llena, ¡levanta!, guía a mi lobo infecto de aridez.

                   Tanta caricia muerta, suicidada.
                   En las islas de dentro, crepúsculo abrasivo.
                   Mi Nautilus, mi náufrago, mi Odiseo vagabundo,
                   ¿qué me ofrecía tu rostro curtido por el sol?

                   Tus labios me insuflaban oxígeno viciado.
                   De cerca parecías hiperreal, letal, preexistente.
                Te tragó la borrasca. La luna. La negrura.
                   No eras mío ni de nadie, como el mar.








                                               de Ángel de olvido (poemario inédito)


                                       Z



                   El campo crece dentro de un gorrión pequeño.
                        El campo es un naranjo que se repetirá
                        en los frunces del tiempo y sus culebras.
                        Se forjará una loma, un otero, un alcor,
                        un cerro y otro cerro, azules y lejanos,
                             en los mitos arcaicos del augur.

                             Mirad la mariposa que transporta
                   cielos negros y azules. ¡Cuánta belleza vuela!

                         Entre halcones y albatros en proyecto,
                   libando de las nubes mentales de pan blanco,
                             observo los enigmas desvelándose.
                             Allí donde crecí: solares del olvido,
                             tan lejos de los trenes siderales,
                                          nadie señoreaba.

                                   Allí aprendí a olvidarme
                                        en plena traslación,
                              junto a la mariposa que transporta
                                   cielos negros y azules
                              y después se desploma, libélula caída,
                                   sobre los adoquines.







                                                          
                                                de La ceremonia del té (poemario inédito)



                                      EPÍLOGO




                        No abandonaré mi huella
                            sobre la dermis del agua.

                            El cielo estaba sereno.
                            Y la campana del pueblo
                            sonaba bajo los puentes,
                            dentro de los maizales.

                            No dejaré nunca sola
                            mi huella casi borrada.

                            Recuerdo la luz severa
                            sobre los tilos.
                            Recuerdo la luz intensa
                        sobre los álamos.

                            No dejaré nunca sola,
                            extenuada en la nieve,
                            mi huella.

                            Dos pasos o dos palabras,
                            apenas,
                            vestigio de mi camino,
                            como dos zarpas de tigre
                            en el espejo de Osiris:
                            “Frío”.
                            “Caliente”.

                            La ceremonia parece tener fin.



                              
                           POEMAS PUBLICADOS EN LIBRO
      
                  de La noche en una flor de baobab (Elegía a la madre), 2009

                       

                                     FRÍO
                            (Axioma Décimo)


                        Mi madre me llevaba
                            todo recto por el frío.
                            Ahora veo la estatua de hielo que éramos
                            en aquella ciudad vieja del nordeste.

                            Tuve suerte de erigirme
                            esperando con ella
                            en el centro del frío, debajo del castillo.
                            Yo tenía su fragancia,
                            ¿o era su miedo?
                            (¿o su temeridad?)

                            Mi madre me llevaba todo recto por el frío.
                            Había una iglesia grande donde olían
                            a incienso las gitanas
                            sentadas en la noble escalinata.
                            Los gigantes dormían en la Casa
                            Consistorial.

                            Mi madre me llevaba
                        todo recto por el frío.
                        La calle San Antonio,
                            enfrente de la tienda
                            del petróleo y las papas, junto a los Cines Fémina,
                            hasta la pastelería.

                            Dos galletas ovaladas:
                            chocolate y anises de colores.
                            Ternura, privilegio.
                            Un cándido secreto.

                            En el centro del frío,
                            me comía a mi madre.



                             de Palabra de elefante, 2007



                                      GUERRA
                               (Musée de l´Armée)



                        Estalla. Eso hace:
                            ¡estalla!.
                            Fuerte como en los años treinta,
                            como en los años cuarenta,
                            como en las llanuras de Esparta,
                            y en las campiñas de Granada,
                            y en las planicies del Cáucaso,
                            y en las plazas de Beirut,
                            y en las sierras de Afganistán.

                            Un hombre y un niño.

                            El hombre llora como un niño
                              (de rabia, de profunda decepción).
                            El niño llora igual que un hombre
                              (de abatimiento y soledad).
                            La mano del hombre yace sobre el niño
                            con la misma lasitud
                              del caído en el fragor de la batalla.

                            La guerra ha estallado con pujanza.
                            La madre ya ha sido alcanzada.






                                               de Cielo lento, 2011


                                  
                                   straßenbahn - tranvía


                                                sólo me conozco como sinfonía.
                                                        Fernando Pessoa


                        albina cae la tarde
                            cielo helado vainilla
                            dos tranvías se cruzan
                            ninguno ha de escapar

                            en un baño de azúcar
                            zeppelín macerado
                            de quedar viandantes
                            solidificarán

                            remolino de viento
                            armoniosa extrañeza
                            el frío nace dentro
                            (la médula espinal)

                            tocando en los tejados
                            algún violinista
                            el río canta en jiddisch
                            su indescifrable enigma

                            en las plazas con charcos
                            los pasos repercuten
                            vallas publicitarias
                            rubrican el zeitgeist

                            por la acera un reguero
                            (mercurio contraído)
                            las manos cobijadas
                            como alondras azules

                            otra inyección de frío
                            en la espina dorsal
                            buscadores de oro
                            regresan de vacío

                            la luna es una guinda
                            sobre el cielo glassé
                            albina cae la tarde
                            (zeppelín sonatina)

                            dos tranvías se cruzan 
                            ninguno ha de escapar








                    BIOBIBLIOGRAFÍA DE ÁNGELA MALLÉN



         Ángela Mallén nace en Alcolea del Río (Sevilla). Es poeta y narradora. Licenciada en Psicología Clínica por la Universidad de Valencia, con estudios de Pedagogía, Psicología social y Filología alemana en Valencia, Austria y Euskadi. Fue profesora universitaria en la Johannes Kepler Universität, de Linz (Austria), se ha dedicado a la traducción y ha ejercido de intérprete de alemán. Actualmente vive en Vitoria-Gasteiz, donde trabaja como profesora de alemán, intérprete y traductora.

         Obtuvo el premio de poesía "Leonor de Córdoba 2003", con el libro Courier-Los trenes del Sur (Andrónima, Córdoba, 2003).
         En 2008, su relato Los leucocitos de Aurora y Rosalino fue finalista en el XXXV Concurso de Cuentos "Hucha de Oro".

         Su poema visual "Altos Hornos" participó en la exposición "Desacuerdos", del MACBA (Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona), en 2005.
         Pertenece a la Asociación de Creadores de Álava (Krelia.a), y a la Asociación de Escritores Vascos.




BIBLIOGRAFÍA


         Novela:
- Los caminos a Karyukai (Arte Activo Ediciones, Vitoria, 2005).

         Poesía:
- Palabra de elefante (Arte Activo Ediciones, Vitoria, 2007).
- La noche en una flor de baobab (Andrómina, Córdoba. 2009).
- Cielo Lento (Arte Activo Ediciones, Vitoria, 2011).
- Bolas de papel de plata (Arte Activo Ediciones, Vitoria, 2014).

       Poemas en revistas, libros colectivos y antologías:
- Ha colaborado en revistas literarias: Galerna, Especulo, Ágora, Espacio, Texturas, Arte Activo, Kaskarinia, Azuldemar, Agitadoras y otras.
- Ha participado en libros colectivos: Vuelo de Papel (Valencia, 86), Pólvora blanca (Antología de poetas por la paz, Córdoba, 2003); Antologia de Poetas en Solidaridad con los Afectados por el Sida (Junta de Andalucía, Córdoba 2007); Decir que somos lo que somos (Córdoba, 2008); Sin dejar señales (2010); Tintas para la vida (Córdoba, 2010); Literatura y Realidad / Literatura eta Errealitatea (Asociación de Escritores de Euskadi); El amor, los espejos, el tiempo, el camino (Krelia.a. Vitoria, 2012).




No hay comentarios:

Publicar un comentario