lunes, 11 de enero de 2016

Elegía española, por Fulgencio Martínez. Diario político y literario de FM- Publicado en La crónica del pajarito 12-1-2016




ELEGÍA ESPAÑOLA

Hoy es la misa, ayer el entierro. Hoy, 11 de enero, la fiscalía y el aparato jurídico del Estado de España nos ha iluminado el camino: "Hacienda somos todos" era solo un eslogan publicitario, ni siquiera se tenga el rubor de haber inducido a una estafa cívica con una publicidad engañosa. No tienen sentido jurídico, vaya, la solidaridad ni la obligación jurídica, para todos los españoles, de contribuir al bien común. Aquellos imbéciles que lo hagan y sean honestos, allá ellos. Los que defraudan y además se aprovechan de los recursos de todos, esos no inflingen ningún mal al estatus jurídico de mi país. Vaya, vaya, aquí sí que hay trampa, y no en un humilde casino de mafiosos. 
Yo, pobre ingenuo, creí que vivía en un Estado, y ahora me veo como simple parroquiano de un garito, por cierto un parroquiano inexperto,y de paso, y que no sabe los trucos ni tiene apellidos como Botín o Borbón y Grecia.
La ingeniosa salida de tono de la abogacía del Estado, legal como una artimaña de tahúr, puede que favorezca a la Infanta doña Cristina, de la que dice una jurista que no ha perjudicado a Hacienda en el caso (si es que se prueba) de haber defraudado al fisco. La gracia está es que se cura en salud la defensa de la Infanta, y por el mismo precio se carga el estado de derecho. Si ya no se trata de juzgar algo que de antemano se considera inofensivo, no lesivo para el Estado (ni para el resto de los españoles que sí hemos cumplido con Hacienda), pues ¡apága y vámonos! Chicos,  a jugar.

Y eso se suma a lo de ayer, es decir, lo del agravio público y notorio a la soberanía del pueblo español, expresada en la Constitución de 1978 (la única que ha sido refrendada por el pueblo en toda la historia de este país). Un representante de la legalidad del Estado en una autonomía, el reciente taimado y nada honorable Presidente de Cataluña, se permite la licencia poética de elevarse por encima de la soberanía nacional y lanzar un grito de invasión y golpe de mano al Estado que somos todos.

Y yo sigo sin entender nada. La reacción facciosa tiene falanges dentro y fuera del Estado, en la estructura del poder y en los márgenes "anticapitalistas" y  pseudoprogres. Mientras los demócratas, y más si son de izquierdas, ¿dónde están? ¿Dónde se esconden para no defender la igualdad de todos y la democracia del soberano pueblo de España?

Fulgencio Martínez

Publicado en La Crónica del Pajarito (12-1-2016).http://www.lacronicadelpajarito.es/blog/fulgenciom/2016/01/elegia-espanola

No hay comentarios:

Publicar un comentario