jueves, 28 de enero de 2016

Comentario II (Carta abierta a mi sindicato)

Este texto nos recuerda que casi nada ha cambiado, desde 2008 hasta hoy...

Comentario II (CARTA ABIERTA A MI SINDICATO COMISIONES OBRERAS)

  Estimados compañeros: Os escribo esta carta con pena y disgusto. Después de 21 años como afiliado en el sindicato he llegado a la conclusión de que uno de los pilares básicos de mi sindicato (en mi opinión) no lo es tanto, me refiero a la permanente demanda de una mejora en la calidad de la enseñanza. 

 En el transcurso del Concurso Oposición para profesores de este 2008, he podido comprobar determinadas incompatibilidades con el objetivo de mejorar la calidad de la enseñanza. Por ejemplo: ¿Cómo se entiende que opositores que sacan el número uno en la fase oposición, con notas cercanas al diez, se queden sin plaza? ¿Queremos como profesores a los más preparados? Primar tan en exceso a los profesores interinos más antiguos, que probablemente han sido incapaces de aprobar oposiciones anteriores, no redunda en la mejora de la profesionalidad de los profesores que imparten clase a nuestros alumnos. Para empezar, un profesor que no haya sido interino y que saque un diez en las oposiciones tiene en realidad un seis en el conjunto Oposición- Concurso, ya que los otros cuatro puntos están reservados para los interinos. De esta manera, probablemente se quede sin `plaza el mejor preparado de los opositores. Es más, dentro de los referidos seis puntos, de la fase oposición, a los que supuestamente todos accedían en igualdad de condiciones, se encontraba la elaboración y defensa de una Unidad de Trabajo (parte B2). Aquellos interinos que tuvieron la suerte de haber trabajado al menos seis meses como tales, tenían la opción de presentar la unidad de trabajo para su valoración previa. Una de las instrucciones que tenían las comisiones evaluadores era que con tan sólo cumplir uno de los subindicadores de valoración se debía dar por bueno el apartado completo. Muy mal había que hacer la unidad de trabajo (realizado en casa, revisada por compañeros previamente a su entrega, etc.) para no obtener la máxima calificación en la parte B2. Naturalmente, los no interinos debían defenderla ante el tribunal directamente. Para colmo, aquellos opositores brillantes, con máximas calificaciones pero que no eran interinos, ni siquiera pueden acceder a la lisita preferente de interinos, ya que está cerrada. Pasan a la segunda lista, por lo que no obtendrán alguna sustitución hasta que la hayan obtenido todos los de la lista preferente. 

Todos conocemos casos de interinos con notas cercanas al cero (ya que sólo hacían acto de presencia para no ser excluidos de dicha lista) sin el más mínimo interés por aprobar las oposiciones ni preparase para ello. 

Todo esto me parece una injusticia descomunal, en la que salimos perjudicados todos, alumnos y profesores.

 Profesor de FP en un instituto de Murcia

No hay comentarios:

Publicar un comentario