sábado, 7 de noviembre de 2015

El año de la lentitud. Fulgencio Martínez. Selección de poemas del libro El año de la lentitud







                                      POEMAS DE FULGENCIO MARTÍNEZ
                               SELECCIÓN DEL LIBRO EL AÑO DE LA LENTITUD
                               (Madrid, Huerga y Fierro editores, 2013)




         Fulgencio Martínez nació en Murcia (1960), Máster en Filosofía y en Filología Hispánica. Dirige la asociación cultural Taller de Arte Gramático. Fundó la revista Ágora. www.diariopoliticoyliterario.blogspot.com.

       Ha publicado los libros de poesía Cosas que quedaron en la sombra (Nausícaa, Murcia), León busca gacela (Renacimiento, Sevilla), El cuerpo del día (Renacimiento), Prueba de sabor(Renacimiento), El año de la lentitud (Huerga y Fierro, editores, 2013) y Cancionero y rimas burlescas (Ed. Renacimiento, 2014).

       En su juventud, fue incluido en la "Antología de Poesía Nueva", seleccionada por el poeta mexicano Hugo Gutiérrez Vega y el español Luis Rosales (ediciones del Taller Prometeo, Madrid, 1982).



             TURISTA EN LA METRÓPOLIS


                                  también a nosotros, poetas del pueblo,
                                      nos gusta mezclarnos con lo vivo, con el gentío amistoso;
                                               felices, amigos de todos, abiertos a cada uno.

                                                      F. Hölderlin


                                               1
                                                                 
                            Primero de Mayo en Lisboa.
                            Al salir de mi hotel barato
                            sigo una carrera popular.
                            Saludo con el puño en alto
                            el tirón fresco del día, su ritmo
                            de color me llena las manos
                            de azul nuevo del mar. Y tanto
                            colorido en la calle
                            no es solo para mis ojos.
                                                                    Señalo
                            -convidados a avanzar con la gente-,
                            a mi hija de siete años,
                            el corredor que luce en el dorsal
                            su número de primaveras. Vamos
                            contentos adonde quiera el destino.
                            En un mercadillo compramos
                            una barra de pan y nos invitan
                            a marisco. Tocan unos gitanos
                            en su guitarra canciones de España
                            para nosotros. En un bar del Chiado
                            (era antes del último incendio)
                            dos viejos nos recomiendan un plato;
                            comemos por unos escudos. Poco
                            cuesta ser feliz y les invitamos
                            a vino y sardinas. Nos creen turistas
                            y somos sus camaradas y hermanos.




                                          2
                           (Veinte años después)
        
                                                                  1 de Mayo, 2012              


                              Este hombre sin historia
                              que viaja frente a mí en el tranvía,
                              de pie, con los brazos dolidos
                              de sujetar una barra cada vez más alta,
                              para asegurarse el equilibrio,
                              por un momento se mete las manos
                              en los bolsillos de la gabardina,
                              descansa de su incómoda postura.

                              La calle del presente se ha parado
                              en un punto sin sombra: duele ver
                              entre las hojas de los calendarios
                              la fecha de hoy; una fecha inmóvil,
                              tan ausente de compañía
                              de millones de islas de tiempo
                              pasado o futuro. Y una fecha así
                              es la letra del año.

                              Esta fecha es una calzada lenta
                              que graba con su no transcurso
                              (pese a que nos desplacemos deprisa
                              por ella, encima de ella, a su costado)
                              una dura verdad en nuestro rostro.
                           


                              La Historia no solo la escriben,
                              la secuencian, detienen, aceleran,
                              la disuelven los poderosos.
                              Debajo, siempre ha estado el otro,
                              el pobre, el explotado, la víctima.

                              Este hombre sin historia,
                              que viaja frente a mí en el tranvía,
                              ¿sabe de dónde viene, adónde va?

                              Despacio va el tranvía por las calles
                              en cuesta.
                                              De pie, mira
                              al suelo un hombre gris,
                              aplastado por la ola de viajeros.

                              El tranvía
                                               en las calles estrechas
                              baja, sube como el brazo de ese hombre
                              sin espacio donde extenderse libre
                              de la presión de rieles,
                              cables, hombros, espaldas y cabezas.
                             
                              Sube, baja el tranvía,
                                      y toma ya, al trote,
                              el barrio bajo céntrico y se pierde
                              en las grandes avenidas urbanas.
                           
                              De pie, mira hacia el suelo el hombre
                              en las avenidas metropolitanas.
                              ¿No aprecia usted las vistas
                              de hermosos edificios
                              de Hoteles y Corporaciones
                              y Bancos nacionales?
                              Ahora se apea y sigue
                              caminando la acera el hombre
                              que se parece a Fernando Pessoa.










                                   SOL EN ÉFESO

                   
                                               El sol es nuevo cada día.
                                                                           Heráclito de Éfeso




                                            Invita el día
                                      a cometer pequeñas distracciones,
                                      olvidos voluntarios, deliciosos.
                                                 A no llamar
                                      experiencia al simple rodaje,
                                      a buscar la experiencia
                                      en cada deseo en punta.
        
                                      El sol recuerda cuando era muy joven.
                                      Los labios griegos, con sangre de Oriente,
                                      de las muchachas de Éfeso
                                      son los de estas muchachas:
                                      el oro rojo de sus labios
                                      de púberes que estrenan hoy su brillo,
                                      renueva la llamada de la fertilidad,
                                      un rito siempre nuevo y siempre hermoso.     

                                      Aunque las dos imágenes
                                      no pueda unirlas en su dirección...                                            
                                      Sugiere el día gritar un propósito
                                       en la luz,
                                                      no importa si equivocado,
                                      para oír una voz amiga o enemiga,
                                       que responda, ¡por piedad!, ahí fuera.
                                              
                                      Y una ola de vida sentimos, el canto
                                      corporal, a coro, de un grupo de ninfas
                                      que aparecen, por sorpresa, en la luz.
                                      Y creemos en la verdad de la sensación
                                      como los secuaces de Epicuro.





                        FUGACES



                            Estos signos que dicen por nosotros
                            los utilizarán otros para inventarse
                            - las mismas sombras en el agua rápida
                            evocarán un mundo y un sentido distintos,
                              aunque igual de fugaces que los nuestros.
                              Y los ojos que leen estos signos
                            y mis manos, un día,
                            se caerán de la luz.
                            No amanecerá siempre
                            para el colmillo de sombra que ahora
                            corta el sol del albero.
                            Tardes de suerte o de desgracia
                            serán niebla que canten otros poetas.
                            Pasará el tiempo, para nosotros,
                            del esplendor y de la decadencia
                            y el río-toro seguirá su curva
                            entre mármoles ciegos
                            sobre los que crecen rosas de signos.
                                                       






                        ORACIÓN POR ANTONIO MACHADO
                   

        

                            Se fue con su canción
                            al umbral de un reino silencioso.                                              
                            Nos dejó a su espalda el trabajo
                            de encender cada día el hogar
                            con rabia al mañana vacío.
                           
                            Enseñó lo que pueden hacer
                            juntas la rabia y la idea,
                            supo hacer del llanto belleza.
                           
                            Luchó el maestro por una España
                            clara, donde el cielo fuera amigo.
                            Por sacarle a su tierra la espina                    
                            que durante siglos le dejaron
                            clavada; no renunció Antonio
                            a soñar un futuro mejor.

                            Hoy que enmudecen su estatua
                            los hielos del imperio, he querido,
                              humildemente, leer junto a ti
                           
                            los versos de Antonio Machado
                            para infundirte ánimo y fe
                            en estos tiempos difíciles.

                            Si alguna vez la poesía
                            llevó un aliento de esperanza
                            a alguien, si a una sola mano
                           
                            ayudó a levantarse, suplico
                            hoy más que nunca, al dios
                            de los poetas, que sea generoso
                            contigo, joven amiga.
        





      



                    DERECHO A MANIFESTARSE

                                                                  A la isagoría, rayo de la democracia



                            El poeta es el bululú que representa
                            todos los personajes de una historia
                            civil; aprende en los nidos del presente
                            a tomar altura y ensanchar el tono
                            con una generación que recién sale
                            de los jardines de infancia y sacude
                            las cartillas del paro y las alfombras
                            de palacio, lanza consignas y llena
                            las plazas, sube ahora a los escenarios
                            que el viento rajó y saqueó el óxido.
                            A esa juventud que mira un mundo nuevo,
                            que reclama la libertad de la calle,
                            la democracia real, no la de mentira
                            de rey y corte de corrompidos políticos;
                            a los jóvenes que adelantan un mundo
                            menos injusto, en que renacen las cenizas
                            de la democracia con la isagoría,                                                        
                            un mundo que quizá yo ya no lo vea;
                            a la juventud que canta un verso nuevo,
                            salud siempre, de parte de un viejo poeta.
                                     
                                                       
                                                                 
                                   





            
            
                    CONTROL DE PASAPORTES



                            He contribuido a la diversidad
                            de la especie humana
                            escribiendo bajo personas poéticas
                            diferentes e iguales a mí mismo.
                            No tengo enfermedades ni practico el yoga;
                            señor, solo hago versos a mi chica.
                            No he sido comunista pero he leído a Marx,
                            ¿dicen que ha muerto la lucha de clases?
                            Es una macana de vencedores.
                            Declaro que no tengo armas en mi equipaje.
                            Ni plantas nucleares, ni droga en los bolsillos.
                            Hice lo que pude por salir bien en la foto
                            del pasaporte y sin embargo sigo
                            pareciéndome. Y sin embargo, soy yo.
                            No he contribuido a una iglesia y he matado
                            al Papa, que Dios me perdone: fue en otro
                            sueño o en otra pesadilla distinta a ésta
                            en que usted, señor, me mete en un cuarto
                            y me registra a fondo tras dejarme desnudo
                            y humillarme con una exploración indigna
                            de un ser humano; ahora me dirá
                            que estoy detenido: no se puede ser sincero.
                            He contribuido a la cultura antes de que usted
                            naciera, joven, y sé mis derechos.
                            Léamelos mientras me vuelvo a dormir.
                            He contribuido a la cultura y detesto
                            su espectáculo y a sus chiflados presidentes.
                            No tengo enfermedades ni practico un deporte,
                            señor, solo hago versos a mi chica...




                                        El año de la lentitud. Fulgencio Martínez

2 comentarios:

  1. muchas gracias, Isabel, poeta. Un cordial saludo y mucha suerte. Una alegría volver a leerte.

    ResponderEliminar