miércoles, 14 de enero de 2015

Problemas técnicos en el relato del PP. Diario político y literario de FM T3/27

 
artículo publicado en LA CRÓNICA DEL PAJARITO


                PROBLEMAS TÉCNICOS EN EL RELATO DEL PP

En plena campaña de narrativa electoral, el PP ha dado órdenes de repetir el relato de que en 2014 salimos de la crisis y en 2015 se producirá el despegue. Rajoy y De Guindos no solo han escrito el argumento sino que también han previsto el timing. Todo el desenlace se concentrará, casualmente, en un año, coincidiendo con las próximas citas electorales. Sin embargo, hay muchos problemas técnicos en la construcción del relato temporal que hace el Gobierno. El primero es el de racor o continuidad entre un tiempo de crisis y otro de recuperación y post-crisis. Hay copas vacías en una escena que en la misma se presentan llenas. O copas medio vacías que siguen estando igual aun después de que los personajes lleven dos horas bebiendo. De manera que falla la elipsis y no es verosímil la concentración temporal. Elementos que estaban en la crisis ahora continúan igual o peor... Uno de ellos es la pérdida de derechos laborales y de seguridad en el empleo. Pongamos a continuación un ejemplo, en Murcia, de los muchos que podríamos aducir. Es nuestra modesta aportación a un buen relato. 

Hace unos días Comisiones Obreras en Murcia denunció que en el sector de la hostelería se ha dado en 2014 un número alarmante de casos en que trabajadores fueron despedidos al incorporarse de una baja por enfermedad. El empresario aprovechó la baja para deshacerse del trabajador. Pues bien, la portavoz de los empresarios del sector hostelero murciano ha contestado: “no me consta, no creo...”, sin demostrar un ápice de preocupación ante tan graves violaciones, que se extienden, además, a la indefensión jurídica de los trabajadores que, según CC OO, “en muchos casos son chantajeados, ya que no les pagan una parte de lo que les corresponde, bien en la indemnización, en los salarios, en el preaviso e incluso en el finiquito, planteándoles: Si no estás de acuerdo con lo que te doy, demándame”. 

Las empresas parecen conscientes de que el trabajador no va a ir a un juicio y que la Inspección de Trabajo de Murcia es lenta y suave con ellas. Aquí hay problemas serios de racor: la reforma laboral no solo ha dañado los derechos de los trabajadores sino que los pocos derechos que aún protege se incumplen con impunidad. El empresario no necesita siquiera aducir motivo para el despido. Basta con que el trabajador ya no le interese, bien porque va a amortizar su puesto de trabajo, bien porque le conviene más contratar otro de repuesto para cobrar la subvención estatal. Se han liquidado con esta mala práctica los derechos del trabajador pero también una mínima cultura de empresa, que decía que en horas boyantes, cuando la empresa gana y obtiene plusvalías, invierte; y en horas bajas procura mantener los puestos de trabajo. 

No vale que al trabajador se le despida a las primeras de cambio cuando el barco va mal, pues el capitán debería mantenerlo con la tripulación hasta el final. Así se hace poca cultura de empresa, que aquí en Murcia no ha habido casi nunca: no tenemos empresarios, sino verduleros. Y otro problema de racor: la justicia ya no está al alcance de todos. Las tasas que hay que pagar para reclamar una indemnización justa o una readmisión disuaden de acudir a los tribunales y esto el empresario verdulero lo sabe, el trabajador indefenso también, y tú lo sabes, Mariano Rajoy.

FULGENCIO MARTÍNEZ
Profesor de Filosofía y escritor

No hay comentarios:

Publicar un comentario