domingo, 18 de enero de 2015

ECOPOEMA/ADORACIÓN DE LOS PIES DEL HOMBRE QUE TRABAJA. Dos poemas del libro PRUEBA DE SABOR (ed. Renacimiento), de Fulgencio Martínez



ECOPOEMA PARA PEDIR LA ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD SILENCIOSA DE NUESTROS DÍAS


                                                   ¡Penas! ¿Quién osa decir
                                                   que tengo yo penas? (…)
                                                   ¡La esclavitud de los hombres
                                                   es la gran pena del mundo!
                                                          
                                                                José Martí



                
                         De la esclavitud silenciosa
                         que sufren los trabajadores
                         bajo la nueva tiranía
                         del poderoso Don Dinero,
                         poco se escribe.
                                             
                                                 La avaricia
                         del Capital ¿tiene ocupadas
                         a las nueve Musas?
                        
                         ¿No se escribe
                         porque no se lee
                         o, quizá, porque
                           como tema de una poesía
                         hoy no interesa?;
                                            
                                                   ¿es anacrónico,
                         insólito, antiguo, el asunto;
                         provocativo, ingenuo, dirías?
                         ¿O descatalogado, valiente, descarriado,
                         prosaico, calamitoso, ay Dios,
                         rojo, filomarxista?

  
                         Ten por seguro
                         que nos quieren
                         mano de obra sumisa,
                         mal pagada y contenta.
                         Que el poeta hable
                         de sus mundos interiores.
                         La poesía no ha de ser política.
                        
                         Otro cantar quisiéramos
                         cuando vemos crecer la fila
                         de trabajadores en paro;
                         de jóvenes temporeros urbanos,
                         sin proyecto de vida,
                         en empleos cada vez más precarios,
                         que callan con temor ante los jefes
                         y se tragan el abuso por una comida.
                        
                         Un cantar para no pasar delante
                         de la miseria que levanta muros
                         más altos en otro mundo olvidado,
                         muros de hambruna, guerra e injusticia.
                        
                         No dejemos que los utilicen
                         para atemorizar con un mal mayor.
                         Es cierto que hay otros miserables
                         y que nosotros podemos comer.
                         Pero no olvidemos escupir a
                         la cara a los que mandan levantarlos.
                         No tengamos miedo de ser mejores.
                         Ni de escribir los deberes del día.








        ADORACIÓN DE LOS PIES DEL HOMBRE QUE TRABAJA




                         Sobre los caminos no cesa el silencio
                         y el transitar de pies y de ruedas
                         polvorientas, numerosas, torpes,
                         cargando vino y cuero, aceite, espigas
                         y leones para el circo;
                         delante de las ruedas, los pies hinchados,
                         desnudos sobre el barro,
                         los puros pies del humano de carga.

                         Para entrar en este templo del camino
                         hay que desnudarse
                         de la piel misma y ver junto al hueso
                         el ruido hondo de las llagas
                         en esos pies que nos preceden y continúan

                         con nosotros, andando delante de nosotros,
                         pan de esos pies comemos cada día,
                         pedimos que no nos falte su bendición
                         en cada una de nuestras plegarias.

                         Para entrar en este templo
                         humillamos nuestro orgullo
                         de salvajes sedentarios.
                        
                         Gorriones son esos pies
                         que se mueven haciendo el trabajo
                         con la gracia de una flauta divina.

                         Sus músculos ya no son de carne
                         humillada, y sus dedos ya no
                         se duelen de frío; ahora son
                         esos pies alas, rosas, inmortales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario