miércoles, 5 de noviembre de 2014

Wertgüenza nacional / Diario político y literario de FM/ T3/8




Publicado en el diario digital EL PAJARITO.ES
http://elpajarito.es/opinion/368-agora/10031-wertgueenza-nacional.html




WERTGÜENZA NACIONAL
(España está en el top del IVA a la cultura)

La cultura ya no es un lujo para los neutrales, como dijo Celaya. Es un campo saqueado por los mafiosos que mandan en las instituciones. Vean qué impuestos, mal puestos, en España. Los datos que hemos recogido se refieren al teatro pero son homologables a otras parcelas de la cultura.

¿Creerán ustedes que en España la cultura se grava con tasa cero, como en Noruega, un país que aunque situado en el extremo Norte de Europa pertenece al mismo hemisferio que nuestra piel de toro? No, no lo crean. ¿Estará en nuestro país el teatro gravado con un 2 por ciento, como ocurre en la neutral Suiza, una nación que adquirió fama en la gran cultura por haber parido al filósofo Rousseau, aunque al día de hoy es más conocida vía los telediarios españoles por ser el refugio de los dineros corruptos? No, tampoco. Pues, entonces ¿pagaremos aquí por asistir al cine o al teatro un 6 por ciento a Hacienda, como sucede en los Países Bajos; o, si me apuran, un 6 y medio de impuestos como en Grecia: esa Grecia tanto o más que nosotros en crisis económica y endeudamiento estatal? Vaya, pues no. Ni el 5 ni el 6… Entonces, ¿el 7, como en Alemania, el modelo de Rajoy; como la Germania de Nuestra Señora del látigo, del ajuste y el aprieto de cinturón? Va a ser que no; doña Merkel es más benigna con la cultura teutona que Montoro con la dama española homóloga, si más estropeada no menos culta que la Frau aquella. Tampoco nos parecemos a la Francia de la “grandeur” que, aunque hoy en horas bajas de su orgullo nacional, mantiene el prestigio de su gala vida cultural y le aplica un IVA superreducido (de solo un 2’5 por ciento), o un IVA máximo de 5’5.

Ya pasamos de Irlanda, que, pobre y rescatada financieramente, como nuestro país, aplica un 9 por ciento de IVA cultural.
Saltemos, pues, de las unidades a las decenas. No te canses, lector, acabamos pronto.

 ¿Tendremos, aquí, en España, el 10 (como en Finlandia e Italia), o, in extremis, rondaremos la cola de los modernos trogloditas e imitaremos a Portugal aplicando a la cultura un 13 por ciento? ¿No os parece excesivo ese número, 13; además, de tan mal fario?

Quizá por eso, aquí, para evitar la bicha del número 13, nos alejamos a toda hostia de Portugal. Que allá apliquen, si quieren, ese fatídico doce más uno por ciento. Huyamos del IVA cultural que amenaza en la depauperada nación vecina.

Aquí, en España, el 21. Número redondo y fenómeno; no 20, sino una unidad más. ¡Aquí, tenemos el IVA archisuperior!

En resumen, ¿con qué país de nuestro entorno europeo nos podemos comparar? Si adoptamos el criterio virtuoso del término medio, pongamos que con Italia: allí, un 10 por ciento; aquí un 21. Once hermosos puntos a favor de la troglodita España. “The winner is… Montoro”.

Desde luego (que diría mi madre), ¡desde luego, es que no dan una a derechas! (Ni a izquierdas). Por lo que toca al responsable del ámbito cultural, don Ignacio Wert, ¡menudo papelón le toca! Le pongo el color de la vergüenza en su rostro, y me quedaría corto de tono colorado. (¡Ah, pero tiene…!) ¿Dirán nuestros nietos que la cultura bajo el mandato de Wert fue un bien accesible a la inmensa mayoría de los españoles, y que estos pudieron resarcirse, mediante su frecuente asistencia a cines y teatros, óperas y carnavales, de la desasosegante realidad política y económica que padecían? ¿Había abiertos teatros y auditorios públicos que acogían al español melancólico en los días en que más arreciaban los escándalos de la corrupción? ¿Disponían de asientos mullidos los teatros nacionales o autonómicos para los parados y pobres de España? ¿Había mejores lugares donde refugiarse intramuros las tardes de lluvia?  Si es así, no me explico que la entrada más barata para ver Don Giovanni de Mozart en el Auditorio Regional de Murcia (auditorio público: pagado con dinero tuyo y mío) valga 40 euros. ¿Este país nuestro es una vergüenza? ¿O una Wertgüenza?

Fulgencio Martínez
Profesor de Filosofía y escritor

No hay comentarios:

Publicar un comentario