viernes, 28 de noviembre de 2014

Robapatrias. Diario político y literario de FM T3/14// Ágora digital



ROBAPATRIAS 


Hemos oído a Rajoy alertar contra el peligro de contaminación a todo el sistema político que conlleva no la corrupción sino tanto hablar de la corrupción. Nos ha arrojado el Presidente la demagogia del miedo (pues el temor a un mal mayor hipotético hace pequeño el mal real)  y ha mencionado a los “salvapatrias” que vendrían con nocturnidad y alevosía a limpiar la letrina. Pero, dado que no sería suficiente una sola escoba para tanta tarea, ve él salvapatrias a mogollón, salvapatrias con color de multitud, como en un mal sueño. Peor que un escrache, ve una feria a la puerta de Moncloa. O un motín. Vamos, que no pega ojo.Con Alfredo no tenía estas pesadillas. Batallones de limpieza, millones de ciudadanos dispuestos, con herramientas, manos y leyes, a actuar contra los corruptos y los corruptores. Después de que el llorón de Rafael Merino, adjunto portavoz popular en el Congreso de los Diputados, vino a lamentarse ante él: jefe, nos llaman el partido de los corruptos; el Presidente ha dicho a los suyos: Esto lo salvo yo solo, con agua y jabón. 

La corrupción ha generado un debate patriótico en el que se pierden las razones y los tiempos. Muchos piensan (como un servidor) que don Mariano y el fantasma de Alfredo Pérez Rubalcaba, que como el de padre de Hamlet deambula por los pasillos de Moncloa, forman parte del problema. No les llamemos destrozapatrias, porque somos educados, pero esos políticos harían ahora el papel de médicos habiendo sido matasanos.

Muchos pensamos que se debe dar paso a las generaciones más jóvenes, en cualquier partido, liga o sindicato (¡por cierto, echaremos de menos a Cándido Méndez después de veinte años en la dirección de la UGT! ).  Este país solo se podrá limpiar cuando caigan los frutos podridos, y para ello habrán de venir una o varias generaciones más jóvenes que vareen. 

Los todavía robaperas habrán de tener la generosidad de dejarles equivocarse y seguir vareando. Me gustaría que ninguno de esos jóvenes patriotas tuviera pasado político (está comprobado que cualquier puesto en un ayuntamiento es una posible escuela de corrupción, y cuanto más pequeño sea el pueblo mayor peligro de corromperse). Me gustaría que hubiera listas abiertas en las elecciones, y que junto al candidato figurase la información necesaria para que el votante pueda saber a quién vota: por ley tendría que saberse a) si el candidato está imputado o no, si tiene abierta causa penal o civil; b) cuáles son sus ingresos en el momento de presentarse como candidato; c) una declaración de sus bienes, todo ello para que al final del cargo a que opta sepamos si se ha enriquecido o no de forma fraudulenta; y d) cuál es su formación, estudios, habilidades, de modo que sepamos si, por ejemplo, tiene carnet de conducir (por si en el futuro fuera nombrado Director de la Guardia civil de tráfico alguien que desconoce las normas de circulación) y si tiene hechos los estudios básicos, por si mañana se pasase a concejal de Cultura.
 
FULGENCIO MARTÍNEZ
PROFESOR DE FILOSOFÍA Y ESCRITOR


No hay comentarios:

Publicar un comentario