domingo, 2 de febrero de 2014

Cumpliéndose los objetivos del Gobierno. Diario político y literario de FM.../ 27/T2




DIARIO POLÍTICO Y LITERARIO DE F. M…/ 27 / T2
Cumpliéndose los objetivos del Gobierno

Lentamente pero sin pausa, el Gobierno de la Nación está cumpliendo sus objetivos.  A estas alturas, en el segundo mes de 2014, hay que felicitar al señor Mariano Rajoy. Vayan preparando el confeti y el champán; si usted es catalán, vale el cava. No es español quien no se alegre de los éxitos notables de este Gobierno que nos está sacando  de una larga temporada en el infierno de la crisis, sin apenas despeinarse. 

Es una victoria cantada, aunque poco sudada, la verdad, hablando en términos futbolísticos. Ya que, como reconoce en el ministro de Justicia, el señor Gallardón, el  esfuerzo  que está llevando al éxito hay que agradecérselo a los muchos españoles que han sufrido la crisis en estos tiempos.  Como si dijera: el mérito de la victoria no ha estado en nuestros jugadores, que no han mostrado mucha “actitud”, sino en el aliento del público, el sufrido hincha. “El aficionado ha llevado en volandas al equipo gubernamental, que parecía a veces trotar como un cencerro por el campo”, podría decir un cronista deportivo.

Y bien, ahora, si ganamos la copa de la salida de la crisis, comenzará la población a disfrutar las mieles de la victoria, se abrirá el crédito, habrá trabajo, y si puede ser, en condiciones humanas, para que los jóvenes y los mayores puedan tener un proyecto de vida en este país. Los pequeños empresarios, los comerciantes de barrio y esquina verán pronto fluir el consumo. Las grandes empresas contratarán a muchos profesionales que hemos formado en las aulas.

Solo hay una nube negra en este horizonte de Jauja, que ya quiere vendernos el padre Marhuenda, director de La Razón, y sus colegas clones, propagandistas de la buena nueva que ha dictado el gabinete de profetas de Rajoy,  para llegar a las elecciones europeas con un tanto en la mano. (Ese es su objetivo, tal como yo lo veo).

La  nube a que me refiero tiene cara: el presidente del Banco Santander, el señor Botín, quien tras anunciar que su Banco ha ganado doble sobre sencillo en el pasado ejercicio económico, avisa que todavía falta un trecho, que hasta el 2016 no se saldrá de ésta, y que no piensen ustedes, pecadores, vivir como vivían antes de la crisis.

Por tanto, ¿dónde está el valor de nuestros esfuerzos, del sacrificio hecho por los sufridos aguantacrisis que son muchos de los españoles?  Yo, personalmente, quisiera que todo el mundo fuera feliz, pero no a costa de ser gilipollas, o sea, de sentirse feliz porque a uno le han machacado  a todas horas los oídos y los ojos  con el mismo mensaje.  De aquí a poco solo se escribirán las noticias con el martillo de piedra de la Moncloa.

A día de hoy, sí, han echado a Garzón y a Pedro J. Ramírez, y  el Gobierno va avanzado hacia conquistar todos los objetivos.

                                                                                  Fulgencio Martínez
                                                                       Profesor de Filosofía y escritor

No hay comentarios:

Publicar un comentario