jueves, 30 de mayo de 2013

A un joven murciano en la emigración. Diario político y literario de Fulgencio Martínez.../47


artículo publicado hoy domingo 2 de junio, en el diario La Opinión de Murcia: http://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2013/06/02/joven-murciano-emigracion-umor-hache-exportacion/473472.html.

También cf: EL BOSÓN DEMÓCRATICO, REVISTA DIRIGIDA POR EL FILÓSOFO ANTONIO MUÑOZ BALLESTA: http://www.separaciondepoderes.es/a-un-joven-murciano-en-la-emigracion/

A UN JOVEN MURCIANO EN LA EMIGRACIÓN

(UMOR, SIN HACHE, PARA LA EXPORTACIÓN)



Me escribe un joven murciano, Gonzalo Gómez Montoro: "Enhorabuena por tu nuevo libro. Iría a la presentación si no estuviera en Francia emigrado, como tanta gente de mi edad". Gonzalo (que publica el blog aguasdeceniza.blogspot.com) merece que le escriba este homenaje, desde su tierra.

Gonzalo nació en 1982 -recuerdan esa fecha; en ella "entraron los socialistas" y comenzó la modernización y europeización de este país de curas deslatinizados, sobrinos de cura y barberos con cuchilla por forja; veníamos del 23-F, ¿se acuerdan?.

Gonzalo hizo dos filologías, hispánica e inglesa, y hasta estudios de periodismo y prácticas en "La Verdad", suplemento de cultura. Becado con beca Erasmus, de las que ahora han sido recortadas mientras no lo han sido los gastos en el Valle de los Caídos ni en los Premios Cervantes ni tampoco en los Premios Príncipe de Asturias: no se merecería este país becar a científicos, investigadores, literatos, educadores; si un día hubo becas para estos futuros profesionales y creadores españoles fue porque la Europa, el club al que quisimos pertenecer, lo imponía; fue porque quedaba bien decir que no solo recibimos estudiantes extranjeros sino que también mandamos a estudiar fuera a los nuestros. En fin, eso es agua pasada; o, peor, como diría Gonzalo: agua de ceniza.

Gonzalo, para más inri, tiene vocación literaria. Eso ya te expone, en este país, al vacío de las partículas. ¿Cómo, joven, no quiere usted ser emprendedor? Emprendedor es poner tienda de chuches, o cualquier otro negocio. Emprendedor se lleva, está de moda entre los pijopeperos. Es su palabra de presa, su "mot" de guerra, su eslógan para crearse buena conciencia entre jóvenes. En realidad, los jóvenes pijopeperos, casi siempre de buena familia, no son emprendedores, ni falta que les hace. Por enchufe familiar van tirando. 


No sabía lo de la emigración de Gonzalo. Gonzalo, mira, me da coraje, ya sé: viajar y vivir fuera de España puede ser una buena cosa en lo personal, y yo me iría al fin del mundo a aprender o trabajar y experimentar otra cultura. Pero, cuando me pongo a recordar las palabras de nuestra ministra de trabajo.... alentando a los jóvenes a irse a Alemania, mira, mira. Aquí tenemos ( o teníamos) un sistema de enseñanza para formar jóvenes que luego han de irse a trabajar fuera y a cotizar por su trabajo fuera. Desde el punto de vista general, esto es un fiasco, una pérdida de dinero invertido en educación pública y subvención a la privada, y otra pérdida de caja de seguridad social. ¿Quién me va a sostener mi jubilación? ¿La ministra Báñez? ¡Qué irresponsabilidad, mon Dieu, mein Gott!

Dicho esto, espero que te vaya muy bien, y que  vuelvas pronto, tío. Vente pa España, Pepe....decía aquel eslogan desarrollista. Un eslogan, hoy, sostenible (eso de sostenible es también otra palabreja empleada mucho por los pijofacciosos) sería: ¡que se vayan ellos!

Un abrazo con umor, sin h.
(La h nos la hemos comido, aquí en España, o ha sido recortada tb)


Fulgencio Martínez
Profesor de Filosofía y escritor cansado

                         ÁGORA DIGITAL MAYO 2013

miércoles, 29 de mayo de 2013

El cartero de José Luis




          EL CARTERO DE JOSÉ LUIS


José Luis Martínez Valero
Merced, 22
Epistolario novelado de Juan Guerrero
Diego Marín editor, Murcia, 2013


Se presentó en el Museo Ramón Gaya, de Murcia, el nuevo libro del poeta José Luis Martinez Valero. José Luis ha sido y es catedrático de Literatura española, y mucho de su pasión y admiración literaria, humana, por las gentes de literatura y el arte españoles del primer tercio del siglo XX -esa edad de plata de nuestra literatura, que dijo Dámaso Alonso- se asoma a las páginas de este libro, que es un epistolario novelado, imaginado, apócrifo -diría Antonio Machado- entre Juan Guerrero, el que fue secretario de Juan Ramón Jiménez y a quien Federico García Lorca llamó "cónsul de la poesía", y un grupo de escritores, poetas y pintores de la Generación del 27.

Entre estos, destaca, precisamente, al anfitrión del Museo donde se presentó el libro de José Luis. El pintor y ensayista de arte, ocasional poeta, y sobre todo, genial dibujante Ramón Gaya. Quizá no haga falta reivindicar hoy a esta figura del arte del siglo XX. Fue el pintor de la revista más importante de la república española: "Hora de España".

Sus dibujos ilustraron -nada menos- que la obra más importante de la prosa española del siglo XX: "Juan de Mairena", de Antonio Machado.

Otros pintores ilustres como Garay, también murciano, quizá sí necesiten una tarjeta de visita actual.

El presentador del libro, el filósofo Francisco Zaragoza Such, destacó la ética como presupuesto del arte de estos creadores que iluminaron el siglo XX español, para luego ser convertidos en pasto de eruditos, museos, bibliotecas, tedeum literarios, academias. La síntesis de ética y estética es lo que produce una obra de arte mayor. 

Mucho tenemos que aprender aún de gentes como Juan Ramón Jiménez, Gabriel Miró, Jorge Guillén, Ramón Gaya, Miguel Hernández.

El libro de José Luis Martínez Valero tiene la virtud de transportarnos, con la prosa vívida y poética de su autor (que es, además de poeta, pintor y grabador), de forma plástica, a las inquietudes de unos hombres que hicieron del arte vida, no sólo estética; vida situada, comprometida.

Las pequeñas dudas, los anhelos cotidianos, la memoria de las lecturas y los días, va pasando por las páginas en que Juan Guerrero desgrana sus epístolas a amigos cercanos y lejanos. Ningún dolor queda del paso del tiempo, expresado, logrado en plenitud en estas páginas. Como símbolo de la escritura, Valero destaca el poema de Jorge Guillén, "Calle de la aurora", una calle de la vieja (y aun actual) ciudad en la que vivió y enseñó en sus aulas universitarias, el poeta Jorge Guillén. Un pasaje humilde donde cabe la eternidad, como en una hoja fugaz cabe todo el bosque, la idea del bosque, el bosque eterno, platónico, al que alude Francisco Zaragoza: símbolo del arte ideal siempre en construcción en el tiempo.

Tal el arte, tal la vida humana, de cada uno de nosotros.
                         

Puro el arco en el medio,
Cal de color azul aurora
Permanente que se asoma,
Sobre corro o motín,
Al barrio aquel del sur,
               Humilde eternidad por calle corta.
                                                 ("Calle de la aurora". Jorge Guillén)

                                        ÁGORA DIGITAL MAYO 2013

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "EL AÑO DE LA LENTITUD" LUNES 3 DE Junio.


El Museo Ramón Gaya tiene el gusto de invitarle a la presentación del libro de Fulgencio Martínez EL AÑO DE LA LENTITUD, editado por Huerga y Fierro.
En el acto intervendrán como presentadores del libro el filósofo Francisco Jarauta y el catedrático de Literatura José Luis Martínez Valero.


Tras la presentación habrá un coloquio con el autor del libro presentado por Beatriz Montero e intervendrán José Aledo (pintor y autor de la portada) y Antonio Rubio.


Como colofón o estribo, intervendrá la Guitarra y la música del profesor Ignacio Portillo.

Programa musical.

Dos estudios de concierto
NÚM. 11, OP. 6 - F. Sor (1778–1839)                             
NÚM. 23, OP. 60 - M. Carcassi (1792-1853)
Ignacio Portillo, guitarra clásico-romántica


Fecha: Lunes, 3 de Junio de 2013
Hora: 20.00 H.
Lugar: Museo Ramón Gaya (MURCIA)

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE POESÍA
"EL AÑO DE LA LENTITUD", DE FULGENCIO MARTÍNEZ



                                                                                        



LA IRONÍA Y EL COMPROMISO CÍVICO son claves en esta poesía para un tiempo encallado en la crisis social, política y económica en que vivimos. Un tiempo donde, si atendemos a la política del Gobierno:
                        "Obra de caridad
                        es dar a los banqueros
".

Un tiempo que, por otro lado, presenta algún síntoma de esperanza, pues esperanza es, al menos, el descontento y el mirar más allá de lo que hay.


"A esa juventud que mira un mundo nuevo, /que sube hoy a los escenarios / que el viento rajó y arrasó el óxido; /a los jóvenes que adelantan un mundo/ menos injusto donde renacen las cenizas/ de la democracia con la isagoría... 


A la juventud que reclama/ la libertad de la calle/, la democracia real, no la de mentira/ de rey corte de corrompidos políticos/...

A la juventud que canta un verso nuevo/, salud, siempre, de parte de un viejo poeta".
                              

                                                                     EL AÑO DE LA LENTITUD

viernes, 24 de mayo de 2013

POEMAS DE JUAN VICENTE PIQUERAS/La escritura plural. Antología actual de poesía española/ 1/8. Revista Ágora



                 Cinco poemas 
                 de Juan Vicente Piqueras

ANTOLOGÍA ACTUAL DE POESÍA ESPAÑOLA/ 8.  
Ágora-Papeles de Arte Gramático



VÍSPERA DE QUEDARSE


Todo está preparado: la maleta,
las camisas, los mapas, la fatua esperanza.

Me estoy quitando el polvo de los párpados.
Me he puesto en la solapa
la rosa de los vientos.

Todo está a punto: el mar, el aire, el atlas.

Sólo me falta el cuándo,
el adónde, un cuaderno de bitácora,
cartas de marear, vientos propicios,
valor y alguien que sepa
quererme como no me quiero yo.

El barco que no existe, la mirada,
los peligros, las manos del asombro,
el hilo umbilical del horizonte
que subraya estos versos suspensivos…

Todo
está preparado: en serio, en vano.

                             (de La latitud de los caballos, 1999)





ADVERBIOS DE LUGAR


Aquí es donde estoy yo. Esté donde esté
yo siempre estoy aquí donde me ves.
Esta casa, estas caras, estas cosas
cansan, porque aquí cansa.
Aquí hace sed de irse, sed de allí.
Pero allí es el lugar donde jamás podré estar,
donde yo soy imposible. Vaya adónde vaya,
allá donde yo llegue será aquí
y estaré ya esperándome a mí mismo
con un ramo de rosas iguales en la mano.

Ahí es tu aquí.
Ahí parece un grito porque es donde te duele.
Yo quiero estar ahí, donde estás tú,
tú aquí o, mejor, los dos allí, remotos, juntos
porque lo vivo es lo junto.
Ahí hay el amor que no hay aquí.
Esas cosas tocadas por tus manos,
eso que piensas, dices, callas, sueñas,
esos lugares donde estás sin mí,
eso deseo, eso necesito.
Y ser tu ahí, tu aliento intercalado.

Allí es la salvación, el espejismo
nacido de la sed de estar aquí.
Allí sí que seríamos felices,
donde tu aquí y mi ahí estarían juntos,
comerían perdices que no existen.
Allí es la lluvia aquella
que cae sobre este páramo sediento.
Allí es Jauja, el Dorado. No hay palabras
que puedan dar idea de aquel sitio.
Las palabras son éstas, nunca aquéllas.

Yo estoy aquí y tú ahí y allá nosotros cuándo.
Esto es piedra. Eso es seda. Aquello es mar.

Aquí, hogar imposible, íntima ausencia,
odiado domicilio, cárcel del cada día.

Ahí, calor del tú, tu vida mía,
tesoro de tu isla, aire de amor.

Allí, donde no estamos, llueve sobre la vida
que nunca será nuestra y nos aguarda.


                                                                         (de Adverbios de lugar, 2004)



PALMERAS

Nacemos de la sed. Somos palmeras
que van creciendo a fuerza de perder
sus ramas. Y sus troncos son heridas,
cicatrices que el viento y la luz cierran,
cuando el tiempo, el que hace y el que pasa,
ocupa el corazón y lo hace nido
de pérdidas, erige
en él su templo, su áspera columna.

Por eso las palmeras son alegres
como los que han sabido sufrir en soledad
y se mecen al aire, barren nubes
y entregan en sus copas
salomas a la luz, fuentes de fuego,
abanicos a dios, adiós a todo.
Tiemblan como testigos de un milagro
que sólo ellas conocen.

Somos como la sed de las palmeras,
y cada herida abierta hacia la luz
nos va haciendo más altos, más alegres.
Nuestros troncos son pérdidas. Es trono
nuestro dolor. Es malo
sufrir pero es preciso haber sufrido
para sentir, como un nido en la sangre,
el asombro de los supervivientes
al aire agradecidos y estallar
de alta alegría en medio del desierto.

                                                                 (de Palmeras, 2007)




MUSEO DE LA ACRÓPOLIS


Una mano de mármol, pero sólo los dedos, 
sobre un hombro de mármol sin cabeza.

Un brazo erosionado que nadie tiende a nadie.

Un caballo sin patas.
Un jinete que es sólo sus muslos.

Dionisos a pedazos, recompuesto.

Un toro sin cuernos que está siendo devorado
por un león que no está,
sólo sus garras.

Admiramos lo desaparecido.
Tal vez nuestra cultura nace de estas ausencias,
de lo vacío, de lo que no hay.

También nosotros somos lo que queda
de nosotros,
lo que nos falta, el hueco que nos cuida.

                                                        (de Atenas, 2013)



NOMBRES BORRADOS


La mente no es un lápiz para tomar apuntes,
             es una goma de borrar.
                                Marko Vesovič


Mi padre fue perdiendo poco a poco el lenguaje. 
Y empezó por los nombres. Lo primero
que olvidó su cerebro no fueron los adverbios
ni los pronombres no los adjetivos,
como uno estaría tentado de creer,
ni las motas de polvo de las preposiciones,
sino los sustantivos.

La manzana dejó de ser manzana,
el vaso pasó a ser eso,
y quienes se acercaban dejaban de llamarse.

La muerte comenzó su labor minuciosa 
robándole los nombres,
borrándolos, poniendo 
en su lugar un esto o un aquello,
un dame, un balbuceo, un gesto de la mano.

Lo último que se pierde son los verbos,
los verbos que se mueven en la sangre
como peces hasta que acaba el mundo,
hasta que ya no puede el cuerpo con su alma.

Los adjetivos son afectuosos,
visten de amor lo que miran
y por eso perviven.

Pero los nombres se esfuman.
Y la sustancia de los sustantivos
es agua de borrajas, niebla, torres de humo.

La manzana deja de ser manzana.
La palabra dolor ,
quién nos lo hubiera dicho. 
no significa nada.

                                                      (inédito, 2012)



 http://www.poemas-del-alma.com/blog/wp-content/uploads/2012/11/Juan-Vicente-Piqueras.jpg


Juan Vicente Piqueras nació el 17 de diciembre de 1960 en Los Duques de Requena (Valencia). Ha vivido en Francia, Italia, Grecia y actualmente en Argelia, dedicado a la poesía y a la difusión de la lengua y la cultura españolas. Premio de Poesía Antonio Machado en Baeza, con el libro La latitud de los caballos (1999).

Ha publicado, últimamente, el libro Atenas (Premio Loewe 2012, de Poesía).

                     BIBLIOGRAFÍA 
POESÍA:
Tentativas de un héroe derrotado - Cuadernos Hispanoamericanos (Madrid, 1985).

Castillos de Aquitania – edizioni Stelle di Sassuolo (Modena, 1987)

La palabra cuando (premio José Hierro de poesía 1991) – ed. U.P. San Sebastián de los Reyes (Madrid, 1992; 2ª edición,2001)

La latitud de los caballos (premio Antonio Machado en Baeza) – ed. Hiperión (Madrid, 1999).

Mele di mare – ed. Le Lettere (Firenze, 2003)

La edad del agua – ed. Las 4 estaciones (Lucena, 2004)

Adverbios de lugar (accésit del Premio Ciudad de Melilla 2003) – ed. Visor (Madrid, 2004)

Palme – ed. Empiría (Roma, 2005)

Aldea (premio Valencia de poesía, premio de la Crítica Valenciana, y premio del Festival Internacional de Medellín) - ed. Hiperión (Madrid, 2006)

Palmerased. Puerta del Mar (Málaga, 2007)

La hora de irse (premio Jaén de poesía 2010)– ed. Hiperión (Madrid, 2010)

Braci – ed. Empiría (Roma, 2010)

Yo que tú – ed. Difusión (Barcelona 2012)

Atenas (premio Loewe de poesía 2012) –ed. Visor (Madrid, 2013)


Traducciones:
Poesía Completa de Tonino Guerra –U.P. San Sebastián de los Reyes (2002, 2ª edición 2011).

Una calle para mi nombre (antología del poeta de Sarajevo Izet Sarajlic) – ed. 4 estaciones (Lucena, 2003).

Cosecha de ángeles (antología de la poeta rumana Ana Blandiana) - ed. Cosmopoética (Córdoba 2007).

El hambre del cocinero de Kostas Vrachnos - ed. Cosmopoética (Córdoba 2008).

El huésped en el bosque de Elisa Biagini - ed. Cosmopoética (Córdoba 2010).

                  ÁGORA DIGITAL MAYO 2013


jueves, 23 de mayo de 2013

Cierre de una librería tras 125 años. Diario político y literario de F.M.../46

                                                   Uno de los libros patrocinados por la librería Escarabajal
                                                                                         


DIARIO POLÍTICO Y LITERARIO DE F. M.../46



CIERRA EN CARTAGENA UNA LIBRERÍA DE 125 AÑOS

La melancolía no tiene hoy buena prensa entre la clase política. El ministro Montoro lo ha recordado en un ejercicio de control parlamentario y personal, conjurándola en primera persona al defender la actual política impositiva del Gobierno; y, de paso, al rechazar los cantos de sirena de su antiguo jefe Aznar que llaman, demagógicamente, al precipicio de bajar los impuestos. El político prudente ha de vencer sus emociones negativas y congelar el primum mobile de lo que le pide el cuerpo.

Pues resulta que a Montoro le pide el cuerpo bajar los impuestos, mas la tozuda realidad lo impide. Mandarrián,* manda huevos, que diría el otro. ¡A quién no le gustaría pagar menos a Hacienda, y que hubiera una atención sanitaria universal mejor, que no cargara su coste sobre la espalda del obrero, el jubilado, la clase media!; ¡a quién no, que hubiera trabajo en España para todos los jóvenes y adultos!, aunque solo sea para que no tuvieran muchos que irse al extranjero, a esa Alemania pintada como El Dorado del empleo juvenil emigrante, y que pudieran cotizar aquí, a la caja de todos, para que los que ahora disponemos de trabajo podamos, en el futuro, jubilarnos con algo de “paga”. Se le olvida a la Báñez aconsejar a los jóvenes que, además de buscarse las habichuelas en otro país, cotizen en este, porque, si no, quién va a mantener el fondo de pensiones para el futuro.

Y a quién no le gustaría que hubiera mejor Educación, no tanto fracaso escolar, como al parecer, según el ministro Wert, trajo la anterior ley socialista, aún vigente hasta que él vino con un plan. Ese plan de mejora, contra el fracaso escolar alegado por la derecha a modo de pretexto y clarín para cambiar lo actual; esa panacea ignaciana ¿a quién no le gustaría que, de verdad, no de pico afuera, ameliorarse las cosas? Pero, ¿de verdad, se propone mejorar la enseñanza volviendo a poner el debate en la religión y en la lengua española maltratada en una de las Comunidades de España? Aunque esto último sea cierto, ello no es el fondo general del problema, y lo primero ni debería plantearse. Mire, señor, para arreglar el fracaso escolar, solo hace falta implementar unas pocas cosas, al menos para empezar: más dinero público para profesores de apoyo, disminuir la ratio de los alumnos por aula, sobre todo en las clases prácticas (idiomas, FP, etc), eliminar del aula el adoctrinamiento religioso, y estimular la cultura y sus valores, no solo dentro sino fuera del aula. Cómo no haber fracaso escolar si somos un país, desde hace décadas, fracasado culturalmente. Y no me refiero, no señor, a número de premios Nobeles, ni a éxitos deportivos. No se fomenta la lectura, no se crea el valor y la estima cultural, en el seno de la sociedad, por el conocimiento, la ciencia, el arte. Los ayuntamientos, con presupuestos públicos, fomentan fiestas de palo al gato, en honor a las domingas de alguna vedette o al pinchauvas del retoño de la Pantoja. Eso quiere el pueblo, démosle lo que gusta. Así piensan los cortos de vista de nuestros políticos.

A lo sumo, la cultura son actos, fiestas, días de la cultura, festivales parranderos, a los que hoy se les pone nombre cursi de evento musical o semana del trovo, el tambor, la hojalata, el s.o.s cultural a una juventud imbecilizada salvadas las excepciones; digo imbecilizada en el uso de su ocio, que ha sido desterrado de la cultura y condicionado a ser una expresión vacía. Cómo puede luego hablarse de que, con tales mimbres culturales, puede haber un nivel de educación medio alto.

Mientras esto ocurre, se ha cerrado la Librería Escarabajal, de Cartagena después de 125 años de servir a la lectura. Ningún político de esta Región ha salido a lamentar esa triste noticia. El gobierno del PP, que ha subido los impuestos de casi todo, grava los libros y la cultura con cariño de bibliófilo. Ansía que los libros se conviertan en piezas únicas y muy caras; que desaparezcan los lectores y compradores vulgares, de los que viven los libreros. Fue el cierre de la librería Escarabajal la noche del pasado 18, la noche (abierta) de los museos. ¿Será ya en adelante todo lo que hemos llamado "cultura" hasta aquí, un cuento que los niños aprenderán en los museos de mañana? La melancolía, prima de la nostalgia, y madre de la sospecha.


* Mandarrián: neologismo a partir de mangarrián. Dícese del que manda o manga de manera desvergonzada.

Fulgencio Martínez 
Profesor de Filosofía y amante de los libros

                 ÁGORA DIGITAL MAYO 2013

miércoles, 22 de mayo de 2013

Nu ţi-am spus până astăzi ("No te he dicho hasta hoy"), poema de Elena Liliana Popescu, traducido por Joaquín Garrigós. Per-versiones/ Otras literaturas. Literatura rumana actual



                                                    ELENA LILIANA POPESCU


NU ŢI-AM SPUS PÂNĂ ASTĂZI


Nu ţi-am spus până astăzi
că zilele trec
fără să-mi mai povestească
micile lor întâmplări, de zi cu zi,
că mările, toate,
s-au întors în ocean
şi că albia lor secătuită plânge tăcut,
după vioiciunea valurilor de altă dată,
că tristeţea adâncă nu mai are cuvinte
iar amintirile
nu se mai pot trăi niciodată la fel,
că viaţa este şi nu este
ceea ce părea să fie atunci,
sau într-un mâine rătăcit undeva în trecut,
că am văzut
cum colbul acoperă totul,
iertarea şi ura deopotrivă,
că aspiraţia spre ceea ce poate fi mai bun
se impregnează cu balastul
cel mai fin cu putinţă,
povară ascunsă cu grijă undeva,
între cutele memoriei acelei fiinţe
necunoscute din ce în ce mai mult,
că uitarea nu există
şi la fel depărtarea,
decât poate în visele noastre
de fiecare zi,
acolo unde ne retragem
de-atâtea ori
pentru a ne putea întoarce
câteodată
în visul nostru din totdeauna, acolo
unde poposim de fiecare dată
pentru a ne putea întoarce cândva …

Nu ţi-am spus până astăzi
că râul îşi pregăteşte matca
pentru întoarcerea acasă
din peripeţiile-i fără de număr,
iar vietăţile pe care le adăpostise
vremelnic
aleargă neajutorate
fără să ştie că viaţa lor
va însemna de acum
ceva ce le-ar speria de moarte,
în înţelegerea lor limitată,
că mâlul din adâncuri
este mai pregătit ca niciodată
să accepte noile forme de suferinţă
pentru a putea năzui la cunoaştere,
că totul este cum nu se poate mai greu
de suportat aici, unde totul
îi pare de fiecare dată altceva,
celui ce nu ştie să vadă
decât ceea ce se poate vedea,
că nemărginirea poate fi cuprinsă
în gândul cel de pe urmă,
care poate deveni cel dintâi,
doar o singură dată în viaţă,
sau că punctul poate să fie
atât de încăpător, încât să cuprindă
întreaga imensitate de forme distincte,
ale căror însuşiri neştiute
se întrepătrund până la identitate,
în esenţa lor nepieritoare,
că drumul e cale şi scop pretutindeni,
acolo unde este zbatere şi făptuire,
gând şi speranţă,
trădare şi recunoştinţă,
că-ntreaga suflare
este pregătită oricând pentru călătorie
pentru a ajunge acolo
de unde nu mai poate pleca,
fără să sufere cea mai grea dezamăgire,
a celui ce ştie...

Nu ţi-am spus că anotimpul
se transformă pe clipă ce trece,
în virtutea unei legi nedescoperite
de specialiştii atotştiutori,
pentru a fi în pas cu schimbările
produse de mentalităţi neschimbate,
sau că adevărurile
sunt la fel de periculoase
ca neadevărurile
atunci când te încăpăţânezi
să le probezi
sau să le infirmi existenţa,
niciodată poate să însemne:
mai târziu, altădată, sau acum,
într-o lume supusă schimbării
şi în acelaşi timp nemişcată,
în adâncurile sale de nepătruns,
că timpul nu este altceva decât
cea mai de temut înfăţişare
a necunoscutului, idolatrizat
în încercarea omenească
de a depăşi barierele iluziei nevăzute …


NO TE HE DICHO HASTA HOY


No te he dicho hasta hoy
que los días pasan
sin contarme
sus pequeños avatares cotidianos,
que los mares todos
han vuelto al océano
y que su lecho seco llora en silencio
la viveza de sus olas de antaño,
que la tristeza carece ya de palabras
y los recuerdos
tampoco pueden ya vivirse igual,
que la vida es y no es
lo que parecía ser entonces,
ni un mañana perdido en el pasado,
que he visto
cómo el polvo lo cubre todo,
el perdón y el odio a la vez,
que el aspirar a lo mejor
se impregna del lastre
más fino posible,
carga cuidadosamente oculta
entre los pliegues de la memoria de aquel ser
cada vez más desconocido,
que el olvido no existe
ni tampoco la lejanía
salvo, quizá, en nuestros sueños
de cada día
donde nos recogemos
tantas veces
para poder volver
de tanto en tanto
a nuestro sueño de siempre, allí
donde nos detenemos cada vez
para poder volver algún día...

No te he dicho hasta hoy
que el río prepara su lecho
para el retorno a casa
después de peripecias sin cuento,
y los seres que albergó
durante un tiempo
corren desamparados
sin saber que su vida
significará en adelante
algo que los asustará de muerte
en su limitado entendimiento,
que el cieno de las profundidades
está más preparado que nunca
para aceptar las nuevas formas de dolor
para poder aspirar al conocimiento,
que todo es absolutamente
insoportable allí, donde todo
le parece cada vez distinto
al que solo sabe ver
lo que puede verse,
que la inmensidad puede abarcarse
con el último pensamiento,
que puede convertirse en el primero
solo una vez en la vida,
o que el punto sea
tan grande que abarque
toda la inmensidad de formas distintas
cuyas ignoradas propiedades
se compenetren hasta la identidad
en sus esencias inmortales,
que el camino es vía y meta en todas partes
donde haya pugna y creación,
pensamiento y esperanza,
traición y agradecimiento,
que todo el aliento
está listo para emprender el viaje
y llegar allí
de donde no pueda ya irse
sin sufrir la mayor de las desilusiones
del que sabe...

No te he dicho que las estaciones
se transforman momento a momento
en la virtud de una ley no descubierta
por especialistas omniscientes,
para ir al compás de los cambios
producidos en mentalidades inalteradas,
ni que las verdades
son tan peligrosas
como las no verdades
cuando uno se obstina
en ponerlas a prueba,
o en invalidar su existencia,
que nunca puede significar
más tarde, antes o ahora,
en un mundo sometido al cambio
y al mismo tiempo inmóvil
en sus impenetrables honduras,
que el tiempo solo es
la faz más temida
de lo desconocido, idolatrado
en el intento del hombre
por superar las barreras de la ilusión invisible...


(De Peregrino, Editorial Empireuma, Orihuela, 2009)
Traducción del rumano por Joaquín Garrigós Bueno 


Elena Liliana Popescu nació en 1948, en Turnu Mãgurele, Rumania). Poeta, traductora, editora. Tiene publicados más de treinta libros de poesía y traducciones del inglés, francés y el español. Obtuvo el Primer Premio en el Festival de Poesía “Novalis”, en Munich, Alemania, en 1998, Diploma de reconocimiento y merito, otorgada de Embajada de España en Bucarest, Rumanía (2011) por su obra poética y por su dedicación a las letras hispanas.



          BIBLIOGRAFÍA DE ELENA LILIANA POPESCU


Entre sus libros cabe destacar: Tie (A Ti, 1994); Cant de Iubire - Song of Love (Canto de Amor, 1999); Peregrino (España, 2004); Himno a la Existencia (México, 2006), 愛之頌 (versión chino de Canto de Amor, Taiwán, 2006; segunda edición bilingüe inglés y chino, Taiwán, 2010); Poeme (edición bilingüe rumano y urdu, Pakistán, 2008); Peregrino (Brasil, 2009); Dacã (el poema Dacã en rumano y 42 versiones en idiomas distintos, 2009); Song of Love - 愛之頌 (Taiwán, 2010), versión bilingüe, inglés y chino, en inglés por Adrian George Sahlean; en chino por el poeta Lee Kuei-shien; Hymn to Life (Taiwán, 2011), versión chino por Lee Kuei-shien; Além do azul • Dincolo de azur, con Luciano Maia (Brasil, 2012). Ha publicado el libro póstumo de su padre, el poeta y piloto George Ioana, Vuelo. Sueño y destino (1999) y el libro El Hombre • el Matemático • el Mentor Nicolae Popescu dedicado in memoriam a su marido, académico rumano (Editorial de la Universidad Bucarest, 2011).


                        WEB PERSONAL




                    ÁGORA DIGITAL MAYO 2013