miércoles, 25 de septiembre de 2013

POEMAS DE FULGENCIO MARTÍNEZ PUBLICADOS EN LA REVISTA ALMIAR. SEPTIEMBRE 2013

PUBLICADO EN LA REVISTA ALMIAR

 http://www.margencero.com/almiar/poemas-fulgencio-martinez/

Turista en la metrópolis (y otros poemas)


Turista en la metrópolis (y otros poemas)



por

Fulgencio Martínez






también a nosotros, poetas del pueblo,
nos gusta mezclarnos con lo vivo, con el gentío amistoso;
felices, amigos de todos, abiertos a cada uno.

F. Hölderlin


En solidaridad con la clase obrera de Portugal,
en este momento de sufrimiento
por el despropósito y la rapiña financiera alemana
                                   

                                                           1
                                                                                 
                                   Primero de Mayo en Lisboa.
                                   Al salir de mi hotel barato
                                   sigo una carrera popular.
                                   Saludo con el puño en alto
                                   el fresco abrazo del día, pleno
                                   de azul del mar. Y tanto
                                   colorido, en la calle,
                                   no es solo para mis ojos.
                                                                             Señalo,
                                   volviéndole su abrazo fresco,
                                   a mi hija de siete años,
                                   el corredor que luce en el dorsal
                                   su número de primaveras. Vamos
                                   contentos adonde quiera el destino.
                                   En un mercadillo compramos
                                   una barra de pan y nos invitan
                                   a marisco. Tocan unos gitanos
                                   en su guitarra canciones de España
                                   para nosotros. En un bar del Chiado
                                   (era antes del último incendio)
                                   dos viejos nos recomiendan un plato;
                                   comemos por unos escudos. Poco
                                   cuesta ser feliz y les invitamos
                                   a vino y sardinas. Nos creen turistas
                                   y somos sus camaradas y hermanos.


2
(Veinte años después)
1 de Mayo, 2012
 
                                     Este hombre sin historia
                                     que viaja frente a mí en el tranvía,
                                     de pie, con los brazos dolidos
                                     de sujetar una barra cada vez más alta,
                                     para asegurarse el equilibrio,
                                     por un momento se mete las manos
                                     en los bolsillos de la gabardina,
                                     descansa de su incómoda postura.

                                     La calle del presente se ha parado
                                     en un punto sin sombra: duele ver
                                     entre las hojas de los calendarios
                                     la fecha de hoy; una fecha inmóvil,
                                     tan ausente de compañía
                                     de millones de islas de tiempo
                                     pasado o futuro. Y una fecha así
                                     es la letra del año.

                                     Esta fecha es una calzada lenta
                                     que graba con su no transcurso
                                     (pese a que nos desplacemos deprisa
                                     por ella, encima de ella, a su costado)
                                     una dura verdad en nuestro rostro.
                                  
                                     La Historia no solo la escriben,
                                     la secuencian, detienen, aceleran,
                                     la disuelven los poderosos.
                                     Debajo, siempre ha estado el otro,
                                     el pobre, el explotado, la víctima.

                                     Este hombre sin historia,
                                     que viaja frente a mí en el tranvía,
                                     ¿sabe de dónde viene, adónde va?

                                     Despacio va el tranvía por las calles
                                     en cuesta.
                                                       De pie, mira
                                     al suelo un hombre gris,
                                     aplastado por la ola de viajeros.

                                     El tranvía
                                                      en las calles estrechas
                                     baja, sube como el brazo de ese hombre
                                     sin espacio donde extenderse libre
                                     de la presión de rieles,
                                     cables, hombros, espaldas y cabezas.
                                    
                                     Sube, baja el tranvía,
                                               y toma ya, al trote,
                                     el barrio bajo céntrico y se pierde
                                     en las grandes avenidas urbanas.
                                  
                                     De pie, mira hacia el suelo el hombre
                                     en las avenidas metropolitanas.
                                     ¿No aprecia usted las vistas
                                      de hermosos edificios
                                     de Hoteles y Corporaciones
                                     y Bancos nacionales?
                                     Ahora se apea y sigue
                                     caminando la acera el hombre
                           que se parece a Fernando Pessoa.

del libro El año de la lentitud
(Huerga y Fierro, Madrid, 2013)




SEIS MILLONES DE ÁNGELES VARIOPINTOS
(según las últimas estadísticas)


                                   Orejean el más mínimo rumor
                                   esperando que la vieja soberbia
                                   del hombre cese.
                                                                 Mientras tanto,
                                   deciden bajarse en la próxima
                                   estación, siempre en la próxima
                                   parada del Metro,
                                                                  adonde vagan
                                   encarnados, omnipresentes
                                   como ángeles con un único brazo
                                   y objetivo: el de pedir,
                                   a la audiencia que les escucha, una
                                   monedita para comer.

                                   Vomitan sus cuitas en rela
                                   jada narración a cada viajero,
                                   como compañeros de viaje
                                   obligados a estar un largo tiempo
                                   juntos, y a matar el tiempo así.

                                   Y en otro vagón siguen
                                   negando el sueño, la paz
                                   de los mudos y adormilados
                                   trabajadores del suburbio.
           
                                   Suelen contar que vienen
                                   del paro y van al paro:
                                   aun muestran su cartilla
                                   como una cédula de buena fe.

                                   Ningún alma se suelta
                                   la mano para darles 
                                   constancia de que es cierto.
                                   Al menos, esa caridad.


LA BUSCA ES UNA SALIDA                             

                                               Se nutren en las ciénagas
                                               de la ley, pisan sobre naipes
                                               afilados, igual que matan
                                               sueñan con tener hijos
                                               educados en buenos
                                               pero no públicos colegios
                                               y con un fin de semana en el campo.

                                               Son carne de mafia, profesan
                                               de esbirros o sirven de mula
                                               para pasar dinero o droga.
                                               Odian a sus jefes y le seguirían
                                               hasta la muerte.
           
                                               Son saldos humanos, metáforas.

                                               Triste, muy adentro nos llega su voz:
                                               qué hacer cuando uno no tiene trabajo.


                                               LOS CONDENADOS POR ELEGANCIA


Par delicatesse,
j'ai perdu ma vie.

ARTHUR RIMBAUD

                                                                      
(…7 de cada 10  encuestados perciben que ha empeorado su vida.
El resto no tiene vida, o no contesta
).

                                              
                                                En el último tenedor
                                               almorzó tres veces… sin hambre,
                                               en el mismo día, a la misma hora.
                                               Comió como diez hombres.
                                               Devoró el trabajo de mil obreros.
                                               Devoró, digirió, y volvió a comer
                                               hasta alcanzar nunca la saciedad.
                                               Era evidente su nivel de vida
                                               elevado. Elegante, distinguido;
                                               refinado aunque modesto
                                               en dar propinas —ese costoso
                                               gesto superfluo lo tildaba
                                               de despilfarro—, siempre iba
                                               a la mejor barra de Madrid
                                               para encontrarse con él mismo.
                                               Que eran otros igual que él,
                                               recalzados en la crisis, asquerosos
                                               millonarios cursizampos, perras
                                               sin dientes, ansiosos de fornicar
                                               mas convocados a siempre comer
                                               defecando los placeres y trabajos
                                               de otros.
                                                                Pobrecitos, pobres…


POR UNA PENSIÓN

                                                                      
A la guerra me lleva
mi necesidad:
si tuviera dineros,
         no fuera en verdad.

MIGUEL DE CERVANTES


                                                           ¡Quién fuera
                                                           tan previsor!

                                                           Los años en que serví
                                                           las banderas del trabajo
                                                           codo a codo
                                                           con el ángel del Sudor
                                                           en la frente,
                                                           la Fatiga y el Dolor
                                                           de engendrarme cada día
                                                           saliendo a ganar el pan,
                                                           no se perdieron;
                                                                                       ¿o sí?

                                                           Miro mi hoja de servicios:
                                                           cuelga de un clavo en el baño.
                                                           Hace ahí bien su papel
                                                           de rollo higiénico, sí.


Poemas inéditos del libro Canciones y rimas burlescas
(Cancionero de Acedo)

 
Fulgencio Martínez nació en Murcia (España) en 1960. Profesor de Filosofía. Licenciado en Filosofía y en Filología Hispánica. Fundó y dirige la revista literaria Ágora-Papeles de arte gramático, y el blog: Un día es un día. Ha publicado, en poesía, los libros Cosas que quedaron en la sombra, León busca gacela, El cuerpo del día, Prueba de sabor, y El año de la lentitud, que en abril de 2013 ha editado en Madrid la casa editorial Huerga y Fierro. Es autor de un libro aún inédito, Canciones y rimas burlescas (Cancionero de Acedo). Su ensayo sobre la poética y filosofía de Antonio Machado está publicado en la revista Simposium, de la Universidad Católica de Pernambuco (Brasil). Ha colaborado, además, en revistas literarias especializadas, como Los palabristas de Hoy y de Siempre, Fractal, Ágora, La luna de papel, Monteaguado, etc. Ha sido traducido al rumano.

Ilustración poemas: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

Más poesía en Almiar

No hay comentarios:

Publicar un comentario