martes, 2 de abril de 2013

Homenajes de Acedo. Cantar de ciego/ Gitano lazarillo. Cancionero de Acedo/Billete para el gobierno. La poetría


  HOMENAJES DE ACEDO



CANTAR DE CIEGO 

A los trágicos recitadores de pliegos de ciego y a la santitud del actual Gobierno (la santitud es la fusión alquimística de santitud y rectitud en la aplicación de justicia y concesión de indulto para los que no han perdido perdón ni cerrado la puerta al entrar ni al irse con el dinero)

Va la justicia perdonando
a los árboles y a las ranas. 
En el consejo de ministros
se han sentado samaritanas: 
Se comenta
en los conventos,
y también
en las posadas; 
se persignan las religiosas
porque al fin llegó la baraka
a este siglo tan inhumano,
a un culo con almorranas 
que es el mundo (dicen, virtuosas).
 Con este gobierno de estampa,
¡Jesús!, se acabaron las penas.
Benditas sean todas las almas.
Las piedras volarán arriba,
los olmos darán...
manzanas.

¡Venid al perdón
de vuestros
pecados!.
¡Milagro, hermanos...
y hermanas!

Nadad en el agua
que mana
de Dios: de su Gracia
y su Justicia
encarnada... 
Galindo consultó el credo
mientras Mariano se ausentaba;
y decretó colgar al pobre
vocero de esas locas santas.





GITANO LAZARILLO 
(emigrado a América y con oficio gauchesco) 

                       Homenaje a Martín Fierro,
                       el inmortal gaucho; y -claro- también
                       a nuestro Lázaro de Tormes. 

Cuando las comas 
serán uvas,
me enseñó mi padrecito.
El Ciego que me instruyó
como lazarillo
tenía unas ideas...
de la vida
un poco escasas,
pero desconfiado sí era,
puede que
no demasiado.

Una coz no viene mal
dar, si eres caballo;
de vez en cuando, ¡animal!;
no siempre - me decía el payo.

Por una vez en que seas tú,
mil veces te asordarán los mudos.
Cuando quieras decir mu
habrá dos
o cientos que te adelantan.

Para una camisa de viaje
no lleves mucho equipaje,
no te metas en la de once varas,
que han subido hoy a doce duros.
Todo es caro en este mundo,
menos la condición de cornudo.

Come cuando tengas qué,
solo entonces llámala hambre,
mientras tanto di que es
fray Judas que te sermonea
en la barriga.
                        O di que es
cualquier cosa que te marea,
a lo fino, o te preocupa:
Sancho que ha vuelto a Navarra
mientras hay otro Sancho de ocupa
en el trono...Habrá guerras
hogaño, habrá guerras
en el valle y en mis tierras
de Acedo,
pero a ti ni un cantueso
te importa: así que come...
y basta de escuchar. 
¡Sancho que ha vuelto a Navarra!...
Espabila, nescio.

Tenía tantas razones
para los que son confiados,
que me hubiera quedado a oírle,
miles de años no digo,
un minuto entre bocado
y bocado.

                  (...O di que es,
a lo fino, un sabañón mal curado
que te ha vuelto al digerir no bien
la cena de anoche
con tanta salsa de ajo
sobre la rellena codorniz).

Lo sigo oyendo en lo bajo,
a mi ciego,
en esta pampa, Martín. 

Fulgencio Martínez

Homenajes (Capítulo del Cancionero de Acedo,
inédito).

No hay comentarios:

Publicar un comentario