sábado, 2 de marzo de 2013

POEMAS DE CORIOLANO GONZÁLEZ MONTAÑEZ / Antología actual de poesía española /1/ 2



  CORIOLANO GONZÁLEZ MONTAÑEZ




La fotografía muestra la imagen 
de un hombre joven que sostiene a un niño
de unos pocos meses
y junto a ellos una mujer
que es madre y abuela.
Están junto a una ventana que debe dar a la calle
y un gran chorro de luz cruza la instantánea
en diagonal descendente de derecha a izquierda.
El blanco y negro de la fotografía
acentúa la luminosidad.
Hay un detalle que muestra
la espontaneidad del momento:
el hombre joven tiene el cinturón desabrochado.


Tengo recuerdos cotidianos de ese hombre.
Últimamente me obsesionan
aquellos en los que se afeitaba.
Recuerdo su rostro rasurado de hombre joven,
de hombre maduro, de hombre a punto de morir,
aunque esto no lo supiera nadie.
Recuerdo los vellos enconados
que se resistían a la hojilla.
Recuerdo incluso cuando me afeitó
por primera vez a los doce años.
Pero del mismo modo que estas memorias
me obsesionan, también lo hace la duda,
la lacerante duda de que en realidad
no queden recuerdos
sino imágenes de otras fotografías
que suplanten el vacío ya no sólo en la mente
sino en los sentimientos.


¿Realmente amamos aquello
y a aquellos que se han ido?
¿No residirán estas emociones en papeles,
en fotografías, en la necesidad última de no reconocer
que sólo en la inmediatez hay amor y odio?
¿Será la muerte no sólo una palabra
sino un estado de ánimo que nos acompaña
porque todas las muertes cotidianas
nos conducen al final y a la abstinencia?


La casa ya no existe.
Hace muchos años que no hay ventana
por la que penetre la luz
y, por tanto, tampoco la posibilidad
de que me asome en un intento
de revivir fotografía y pasado.
La casa fue derruida para construir otra
que se llevara sus recuerdos, sus sombras.


Nada permanece ya
pero la luz cuando atraviesa los cristales...

                        (De Otra orilla. Cuadernos de Guillermo Fontes, 2008) 



SIETE CITAS Y UN EPÍLOGO 
PARA UN INSOMNIO
One of these days (versión en Pompeya). Pink Floyd

                          1

La imagen de la mujer que se abrasa
con aceite hirviendo la mano
y del hombre que se quema los labios
mientras le besa la piel para aliviarle el dolor.
La boca en carne viva que busca en otra boca
el aliento que adormece el grito,
la saliva apasionada que sana a su vez.
Miguel Torga escribió: “Hace mucho tiempo
que no escribo un poema de amor”.


                                 2

Fotografías amarillentas.
Los rostros ajados que ya nadie reconoce.
Versos atiborrados de desgarro,
de pérdidas, de nostalgia.
La pasión me había sido ajena
y de pronto el desbordamiento.
El acto de la escritura sólo acrecienta
la necesidad de insistir,
de creer que el poema es imprescindible.
Borges escribió: “Estar contigo o no estar contigo
es la medida de mi tiempo”.


                                  3

La mirada que guarece mis sueños esta noche;
la certidumbre de que aún en la oscuridad
sería capaz de encontrarte;
el paso incierto por callejuelas de penumbra
en ciudades imaginadas: la derrota.
Rafael Cadenas escribió: “Los lectores de poesía
buscan, en el fondo, revelaciones”.


                                  4

Una palabra que atravesara las distancias, el tiempo,
que recogiera y se clavara en lo más íntimo de mí
para anclarme en un refugio
y esperar la llegada del invierno.
Octavio Paz escribió: “todo poema es tiempo y arde”.


                                  5

La piel, el aroma.
No hay arena en las playas del exilio.
A un lado del cristal el frío;
al otro, el ardor.
Si nuestras manos se encontraran.
Mario Luzi escribió: “Qué noche desde lejos
se prepara en la niebla”.


                                 6

Un aire añejo de un tiempo
que quedó arrinconado en las telarañas
de aquella vieja casa,
me lleva hipnóticamente hacia ti:
respirarte, beberte, vivirte.
Ser uno y no despertar.
Súbitamente, la lluvia ha regresado
moribunda y ciega.
Tu voz me sabe, me huele,
la siento lluvia.
Tu voz es lluvia.
Yves Bonnefoy escribió: “ya que sólo
hay mirada en lo que muere”.


                                 7

Nick Mason golpea con insistencia la batería
en la noche de Pompeya.
Las caras de los muros en ruinas
parecen acompañar con gritos y lamentos.
En el instante de mayor intensidad
una baqueta se le escapa
y el batería, ágil, agarra otra.
Espontaneidad y apasionamiento,
hermanados con el fuego
y las coladas del volcán.
Nacimiento, muerte, resurrección.
En las cenizas sólo hay
ignominia y olvido.
Roger Waters aúlla: “Uno de estos días
te voy a cortar en trocitos”.

                                 8

Aún no he aprendido a pronunciar tu nombre.


                                                                       (De Retorno. The dream is over, 2009)



DÉJÀ VU 

Camino despacio por la orilla.                                                          
Dejo que mis pies se hundan en la arena                              
y que las olas los traigan de nuevo a la luz.
Camino entre los charcos
antes del cambio de luna.
Están calientes, como un caldo,
y esperan el agua fría.
Pronto se inundarán de peces.
Todos los años, todos los días
de todos los veranos, el mismo ritual.
En silencio. La playa ya se ha vaciado.
Queda poco para la puesta
y algunos esperan el estertor del día en los bancos,
más allá de la arena.
Solo unos pocos permanecemos en el agua.
Son casi las nueve de la noche.
De niño creía que la marea alta
siempre correspondía a las mañanas
y que el atardecer traía la marea baja.
La infancia debió moverse a ese ritmo de olas.
La brusquedad del día,
la playa llena de gente, de sombrillas,
la arena sin resquicio;
el apaciguamiento de las noches, la intimidad,
los juegos en las sombras.
Como la existencia, quizás,
que se calma a medida
que los acontecimientos se tornan inevitables.
Ahora camino por el muelle.
Repito una vez más el mismo recorrido.
La rutina permite que el tiempo se detenga,
que siempre se retome
el mismo punto de partida.
Han pasado quince años y, sin embargo,
no llevo ni uno
en este paisaje cambiante de malecones,
de calles, de plataneras, de arenas, de mareas.
Quizás este atardecer debiera ser otro.
Sería necesario pararse a contemplarlo.
                                        
                                           (inédito)



                                                             (Haikús)

sobre la arena
cuatro huellas de pies:
dos son de niño

el perenquén
y el olor de los plátanos
tras el crepúsculo

sólo la noche
y aquel aroma a guano:
risa de niños

el viento en sombra
entre cañaverales
¿quién me despierta?

lluvia de otoño
lluvia roja de otoño
¡oh, sobre mí!


                                                                 (De la luz, 2010)


  

* Coriolano González Montañez (Santa Cruz de Tenerife, 1965). Es licenciado en Filología Hispánica. Ha publicado los libros de poesía: Dublín, entre el mar y la sangre (1984); Aquí en mi puño (1984); Este último milenio de sombras tras tu recuerdo (1987); Las llanuras del desierto (1991); Conjura del silencio (1993); Cuaderno irlandés (2000); El viaje (poemas 1984-2000) (2002); Las montañas del frío (2005); El tiempo detenido (2006) Otra orilla (Cuadernos de Guillermo Fontes) (2008), Călătoria (El viaje), (Rumania, 2010), Retorno (The dream is over) (2010), la luz (2010) y Cuadernos y notas de viajes (1988-2009) (2011).  Ha sido traducido al rumano, al gallego y al amasik. Figura en varias antologias poéticas: entre ellas, Poesía canaria actual. Como crítico, ha editado un libro sobre el poeta Eugenio Millet Rodríguez (Pasto lascivo y otros poemas, 2012); y como traductor, ha traducido del rumano a Eugen Dorcescu.
                                        



BIBLIOGRAFÍA DE CORIOLANO GONZÁLEZ MONTAÑEZ

Obra poética

- Dublín, entre el mar y la sangre, Santa Cruz de La Palma, Ed. Pilar Rey, 1984.

- Aquí en mi puño, Santa Cruz de Tenerife, plaquette, 1984.

- Este último milenio de sombras tras tu recuerdo, Santa Cruz de Tenerife, Ayuntamiento de La Laguna, 1994.

- Las llanuras del desierto, Santa Cruz de Tenerife, La Calle de la Costa, 1991.

- Conjura del silencio, Santa Cruz de Tenerife, Ed. La Calle de la Costa, 1994.
 
- Cuaderno irlandés, Santa Cruz de Tenerife, Ed. Baile del Sol, 2000.

- El viaje (poemas 1984-2000), Santa Cruz de Tenerife, Ed. Baile del Sol, 2002.

- Las montañas del frío, Santa Cruz de Tenerife, Ed. Baile del Sol, 2005.

- El tiempo detenido, Santa Cruz de Tenerife, Ed. Baile del Sol, 2006.

- Otra orilla (Cuadernos de Guillermo Fontes), Santa Cruz de Tenerife, Ed. Baile del Sol, 2008.

- Retorno (The dream is over), Santa Cruz de Tenerife, Ed. Idea, 2009.

- Călătoria (El viaje), (Traducción y prólogo de Eugen Dorcescu), Editura Mirton, Timişoara, 2010.

- la luz, Santa Cruz de Tenerife, Colección Atlántica, Ed. Idea, 2010.

- Cuadernos y notas de viajes (1988-2009), Ed. Baile del Sol, 2011.


Antologías

- A fuego lento, (prólogo de Ernesto Suárez), Santa Cruz de Tenerife, Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, 1995.

- La nueva poesía canaria, (selección y prólogo de Antonio García Ysábal), Madrid, Editorial Verbum, 2001.

- Los transeúntes de los ecos (Antología de poesía contemporánea en Canarias), Santa Cruz de Tenerife, Editorial Arte y Literatura, 2001.

- Poetas de corazón japonés (Antología de autores de “El rincón del haiku”), Salamanca, Editorial Celya, 2005.

- Perro sin dueño (II Concurso Internacional de Haiku), Albacete, Facultad de Derecho de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2008.

- Atlantopía (Breve antoloxía de poesía canaria contemporánea) (Traducción de Xavier Frías Conde y prólogo de Ernesto Delgado Baudet), Ed. El Taller del Poeta, Pontevedra, 2009.

- Călătoria (El viaje), (Traducción al rumano y prólogo de Eugen Dorcescu), Editura Mirton, Timişoara, Rumania, 2010.

- Madrid en los poetas canarios, (Coordinación y compilación de Berbel), Puentepalo, Islas Canarias, 2010.

- 55 poeţi contemporani (Antología de Valentina Becart), Editura Arhip Art, Sibiu, Rumania, 2010.

- Poesía canaria actual (A partir de 1980) (Compilación de Miguel Martinón), Ediciones Idea, Canarias, 2010.

- Voces de papel (A Miguel Hernández), Instituto Cervantes de Lyon, España, 2010.

Lorca 11. La noche más larga, Lorca, 2011


Trabajos críticos de edición de otros autores

- Pasto lascivo y otros poemas. Obra poética incompleta 1979-1990, de Eugenio Millet Rodríguez, Santa Cruz de Tenerife, Ed. Baile del Sol, Colección Más que el mar, 2002.

- El camino hacia Tenerife (drumul spre tenerife), de Eugen Dorcescu, (traducción de Eugen Dorcescu y Coriolano González Montañez), Santa Cruz de Tenerife, Ed. Idea, Colección Atlántica, 2010.



No hay comentarios:

Publicar un comentario