miércoles, 5 de diciembre de 2012

EL GABINETE CACHONDO. DIARIO POLÍTICO Y LITERARIO..../26

Luis de Gindos, ministro de Economía. Fuente: Finanzas.com.
 
UN DÍA ES UN DÍA. DIARIO POLÍTICO Y LITERARIO DE FULGENCIO MARTÍNEZ, DONDE SE HABLA DE LO DIVINO Y DE LO HUMANO/ 26

Publicado en La Opinión de Murcia, Miércoles 5 de diciembre de 2012



              EL GABINETE CACHONDO



   ¡No te giba! Llegó ese señorito de la OCDE y al día siguiente el Gobierno anuncia que no hay dinero para actualizar el año que viene la paga de los jubilados, como había prometido hacer. 
 
   Al ministro Luis de Guindos, que presentó al mensajero de la OCDE, los periodistas le preguntaron en la rueda de prensa si el Gobierno pensaba adoptar algunas de las medidas "recomendadas" para Spain en el informe de dicha organización. 
 
   "¡No te giba! Parpadeaba el cachondo de él como cada vez que suelta una trola", hubiera descrito así la escena Miguel Delibes, el escritor, que fue también director del periódico El Norte de Castilla.
  Algunos de los periodistas presentes en esa rueda de prensa guardaron sus preguntas: los más conocedores de los resortes del gabinete cachondo. A este Gobierno no hay que preguntarle por lo que no ha dicho que va a hacer, sino por lo próximo que no hará de lo que dijo que iba a hacer. 
 
 Explicarles a ustedes tamaño galimatías requiere ciencia y paciencia. Lorenzo, el bedel de Diario de un cazador -vaya mi homenaje al maestro vallisoletano- lo haría mucho mejor que yo.
 Prepárense, pues, para oír las de Jaimito. Cuando achante el Gobierno, persígnese el que crea, porque caerán del cielo más subida del IVA, más paro y despido más barato, destrucción de derechos y una cuesta de enero ante la que dan ganas de vomitar ya sin estar harto. 
 
      - ¿Pero a usted eso no le parece una medicina necesaria, señor?
      - ¡No te giba!
   Me temía que el Gobierno pudiera cumplir una promesa. Otra línea roja que se salta, dicen, con lo de las pensiones; yo, en cambio, temía que la cumpliera y diera la impresión de ser fuerte y veraz.
  Así pues, Rajoy en su línea: coherente. Y coherente también su ministro de Justicia, que presenta un día la tasa judicial que ha de pagar todo quisque, sin distinción de nivel económico, ya sea pobre o rico; y otro día, anuncia, como el altavoz de una tómbola, que la justicia será gratuita para las víctimas del terrorismo; oigan, y para las víctimas de malos tratos, oigan, lo estamos regalando....


Fulgencio Martínez
Profesor de Filosofía y escritor